"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



miércoles, 9 de noviembre de 2016

En Auschwitz se habló español

Como hemos comentado en otras ocasiones, Auschwitz-Birkenau, el campo de exterminio por antonomasia era uno de los lugares de muerte donde los nazis llevaban a cabo el asesinato de los judíos europeos.

Se estima en un millón de personas el número de asesinados en Auschwitz, no sólo judios, sino también cristianos, polacos, soviéticos, prisioneros de guerra y opositores políticos.

Eran muchas lenguas las que alli se hablaron: alemán, polaco, yidish.......y también el judeo español o ladino.

Miles de judíos sefardíes procedentes de los Balcanes y de la Grecia continental y de sus islas fueron llevados a los campos de la muerte. Judios de Salónica y Rodas encontraron la muerte en la Polonia ocupada por los nazis.

Eran los otros "españoles". Eran los descendientes de los judíos españoles que fueron expulsados por los Reyes Católicos en 1492.

Salónica fue un lugar dónde floreció la cultura sefardí y dónde los sefardíes desarrollaron empresas e industrias. Salónica, la "Jerusalén de los Balcanes"

La invasión de Grecia a cargo de las tropas alemanas provocó la implantación en Salónica de las leyes antisemitas que ya se habían puesto en marcha en toda la Europa ocupada. Los judios de Salónica fueron llevados el sábado 11 de juñio de 1942 a la Plaza Eleftheria, dónde estuvieron bajo el sol durante horas siendo obligados incluso a hacer vergonzosos ejercicios de gimnasia.



Las humillaciones siguieron: fue expropiado el cementerio de la comunidad judía, y fueron obligados a pagar una ingente cantidad de dinero. Poco después, los judios de Salónica fueron llevados al llamado gueto del Baron Hirsch y de allí día y noche fueron llevados en condiciones horribles a Auschwitz, siendo obligados incluso a pagar su propio billete de tren. Se calcula en 55000 el número de judios  que fueron llevados a los campos de la muerte. La mayoría procedía de Salónica.



Los judios sefardíes tuvieron no sólo el más horrible periplo sino el más largo, días y días en vagones de ganado, sin ningún tipo de higiene ni alimentación. A su llegada a Auschwitz, la selección  cargo de los médicos nazis: unos fueron enviados directamente a las cámaras de gas y otros llevados al trabajo esclavo.

El clima riguroso de Polonia y las dificultades de comunicación hicieron todavía más dificil la vida a esos "otros españoles", teniendo en cuenta que sólo se podían entender en Ladino, Griego, Francés e Italiano.

En torno a 100 jóvenes griegas sefardies fueron sometidas a experimentos de esterilización llevados a cabo por los médicos Horst Schuman y Carl Clauberg. Estos experimentos consistían en la inyección de sustancias químicas en el aparato genital o de radiación en el abdomen. Asimismo también algunos hombres fueron victimas de dichos experimentos de esterilización.

En otras ocasiones hemos hecho referencia a la sobreviviente Mazaltov Behar Mordoh, nacida en Salónica, y fallecida en España en 2012. Ella decía como "seleccionaron a las más altas y las mas guapas" y de como pudo sobrevivir gracias a un médico judío que la cuidó. Años después Mazaltov tuvo un hijo al que puso por nombre David Samuel, David por su hermano y Samuel, por el médico que la ayudó.
Mazaltov Behar Mordoh


Otro testimonio sobre este hecho tan vergonzoso es el de Aliza Baruch (nacida Aliza Tzarfati), otra víctima de experimentos médicos, que sufrió un destino similar al de MazalTov y que también pudo tener un hijo gracias al Dr. Samuel.


Aliza Baruch con su hijo en la puerta del Bloque 10 de Auschwitz, lugar de los experimentos médicos



En marzo de 2003 gracias a la iniciativa del Profesor Haim Vidal-Sephiha se coloca en el Monumento Internacional de Auschwitz una placa escrita en judeo español o Ladino. Es un recuerdo hacia los "otros españoles" asesinados en Auschwitz



Los sefardíes nunca perdieron su lengua ni su cultura. Baste de ejemplo esta canción que con la letra modificada cantaban en Auschwitz: Arvoles lloran por lluvia. Se convirtió en el himno de los judios sefardíes llevados a los campos nazis.







No hay comentarios:

Publicar un comentario