"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



sábado, 16 de mayo de 2020

La larga guerra del sastre de Amberes. Memorias que se cruzan en la Guerra de España y en el Holocausto

La historia de Europa no es la suma de las historias aisladas de cada uno de los países que la han conformado.

Ningún europeo puede sentirse ajeno a lo que pudo suceder en una ciudad o pueblo de otro país aunque éste estuviera a miles de kilómetros de distancia.

La Europa de entreguerras fue un período muy tumultuoso. Con el recuerdo tan reciente del fin de la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles, el desmembramiento de los imperios Ruso, Alemán y Austro-Húngaro, y el nacimiento del comunismo soviético y del fascismo italiano y del nazismo alemán, la mayoría de países europeos optan por el establecimiento de regímenes conservadores y dictatoriales.

España en los años 30 constituye una rareza. En 1931 se había establecido la República Española que dotada de mecanismos y leyes democráticas ofrecía un futuro de libertad para los trabajadores. Por ello, tras el golpe de estado del 18 de julio de 1936 contra la República Española, miles de mujeres y hombres de todo el mundo, vieron que la lucha en España era también la primera batalla europea contra el fascismo y el nazismo

Muchos de los brigadistas internacionales que vinieron a España a apoyar a la República Española, eran comunistas, otros eran socialistas y otros no tenían ningún tipo de afiliación política, pero vieron que la Guerra de España era la primera batalla contra el fascismo.

Mujeres y hombres de todo el mundo, combatientes y no combatientes, algunos que ya eran pareja, y entre ellos muchos profesionales sanitarios, dejaron familias, hijos, hogares e iniciaron el camino a una tierra desconocida.  Se estima que el 15% de ellos eran judíos, porcentaje que ascendía hasta el 70% entre los brigadistas de profesiones sanitarias. Todos ellos vieron la lucha de España como un objetivo internacionalista que respondía a los ideales de solidaridad, libertad y fraternidad, y vinieron a España más como internacionalistas e izquierdistas que propiamente como judíos.

Sven Tuytens, corresponsal de la Televisión Pública Belga en España, que ya había desarrollado una gran labor de investigación sobre las así llamadas "Mamás Belgas" publica ahora un nuevo libro titulado  "La larga guerra del sastre de Amberes", en el que abunda más sobre una de aquellas historias.

Las mamás belgas': la historia de las feministas llegadas de ...
Las Mamas Belgas
Adelanto del libro "Las mamás belgas" de Sven Tuytens

Las "Mamas Belgas" fueron un grupo de enfermeras en su mayoría judías, que originarias de  Polonia y Ucrania, emigraron a Bélgica en busca de un futuro mejor y huyendo del antisemitismo de sus países de origen. Pertenecían a organizaciones izquierdistas y círculos culturales judíos, y respondieron a la llamada internacionalista para acudir en apoyo de la República Española. Tras su llegada a España trabajan en el Hospital creado con fondos del Partido Socialista Belga en la localidad valenciana de Ontinyent. 

El corresponsal belga Sven Tuytens presenta su nuevo libro «La ...

Allí en ese hospital, según se describe en el libro de Sven Tuytens, estas enfermeras llevan a cabo una labor encomiable. El devenir de la Guerra de España hace que el hospital se desmantele y que ellas salgan de España intentando regresar a Bélgica. La II Guerra Mundial y la invasión del Bélgica y Francia por las tropas nazis en 1940 las hace victimas de las políticas antisemitas llevadas a cabo por los ocupantes con la colaboración de las policías locales francesas y belgas. Muchas se integran en la Resistencia contra el invasor, y algunas son deportadas a los campos nazis, generalmente a Auschwitz y Ravensbrück, dónde la mayoría muere.

Sven Tuytens en su libro "La larga guerra del sastre de Amberes" cuenta la historia de una pareja de inmigrantes judíos polacos que tras establecerse en Amberes van a España a apoyar a la República Española. Él, Alter Szerman, como militar, participa en muchos combates: Ciudad Universitaria de Madrid, Brunete, El Ebro. Alter llega a ser teniente de la compañía Botwin, una unidad del ejército republicano formada enteramente por judíos. Ella, Adele Korn, es una de las enfermeras del Hospital de Ontinyent, una de las Mamas Belgas.

Tras la Guerra de España, Alter es llevado desde los campos de internamiento franceses de Argeles Sur-Mer, Gurs y Vernet, dónde comparte triste destino con los excombatientes españoles del ejército republicano y de allí es deportado a Djelfa, en Argelia, para ser empleado como mano de obra esclava en la construcción del ferrocarril transahariano. Posteriormente tras la invasión de los aliados Alter se incorpora al ejército británico.

Las hijas de las mamás belgas | Radio Madrid | Hoy por Hoy Madrid ...
De izquierda a derecha, el teniente Alter Szerman, y las enfermeras Janina Goldfinger, Adele Korn, y Ana Korn
Adele, se integra en la resistencia belga contra el ocupante nazi. Es detenida por la Gestapo y llevada a la prisión belga de St. Gilles y de allí deportada a Auschwitz y Ravensbrück.

Ambos sobreviven y consiguen rehacer su vida en Bélgica.

Para más información se ruega consultar la siguiente página

Es una historia más de todas las memorias cruzadas que se cruzan y se entrecruzan en la Guerra de España, la resistencia europea contra el fascismo, los campos de concentración y exterminio y el Holocausto.

jueves, 30 de abril de 2020

Se nos ha ido Sigfried Meir

Hoy hemos amanecido con la triste noticia del fallecimiento de Sigfried Meir, un sobreviviente del Holocausto, que nacido alemán terminó siendo español.




Sigfried nació en una familia judía alemana ortodoxa. Siempre su padre le decía que Dios les protegería. Años después tras llegar a Auschwitz y contemplar el exterminio de su familia y de otras miles de personas, el pequeño Sigfried abominó de todos los dioses que permitieron aquello.

En Auschwitz curiosamente fue atendido por el Dr. Josef Mengele y siempre nos decía: "No sé que me pinchó Mengele, cuanto estuve enfermo, pero me curé y nunca he vuelto a estar malo".

Ante la inminente llegada de las tropas soviéticas, Auschwitz es desmantelado y volados los edficios de las cámaras de gas y crematorios con el fin de hacer desaparecer las pruebas de los crimenes nazis.

Sigfried Meir junto con otros miles de prisioneros son llevados en trenes con el techo abierto y en pleno mes de enero desde Auschwitz al campo de Mauthausen en Austria. Allí él será protegido por los republicanos españoles que habían sido deportados a ese  campo, y muy especial por Saturnino Navazo, un futbolista profesional burgalés, que vivía en Madrid, en el barrio de Cuatro Caminos.

El tiempo pasó, el nazismo cayó y llegaron a Mauthausen los tanques norteamericanos, Les recibió una inmensa pancarta que decía: "LOS ESPAÑOLES ANTIFASCISTAS SALUDAN A LAS FUERZAS LIBERADORAS".

4.427 nombres españoles contra la barbarie nazi en Mauthausen ...


En uno de los planos de una película grabada por los norteamericanos y que se presentó como prueba en los Juicios de Nuremberg contra los nazis,  se puede identificar a un niño rubio, Sigfried Meir




Saturnino Navazo, el futbolista, se convirtió en su padre adoptivo.

Ambos intentaron tras la II Guerra Mundial, rehacer su vida en Francia. Sigfried fue cantante y uno de los creadores de la moda Ad-lib en Ibiza.

Nunca quiso volver a Alemania, nunca quiso hablar alemán.

En infinidad de ocasiones dio su testimonio a todo tipo de públicos. Tenía una especial habilidad para conectar con los jóvenes. Tal vez su aspecto moderno, desenfadado y hippy, contribuía a ello.


Su historia es una historia de cariño, de ayuda, en las peores circunstancias. Saturnino Navazo le acogió. Sigfried le consideraba como su padre.

Esta historia es además un ejemplo de "memoria cruzada" que une nuestra propia memoria de españoles con la memoria de Europa.  Son historias que se cruzan y se entrecruzan: Guerra de España, españoles exiliados. Nazismo,  deportados a campos nazis, judios asesinados, el Holocausto.

Todo es parte de nuestra historia común como europeos.


miércoles, 15 de abril de 2020

Una ginecóloga de Barcelona denuncia una pintada en su coche con el mensaje “rata contagiosa”


Los problemas complicados nunca tienen respuestas únicas o sencillas.
Las crisis desatan todos los demonios e intolerancias que llevan en sí los seres humanos.

Ante situaciones nuevas, de incertidumbre o extrañeza las respuestas puede ser cuanto menos increíbles.

En la pandemia del covid 19 el personal de los servicios esenciales: policía, ejército, distribución de alimentos, enseñanza, y sanidad está dando lo mejor de sí de forma abnegada poniéndose incluso a si mismo en riesgo.

Por ello no es permisible de ninguna forma algunos mensajes que salen en la prensa que piden que profesionales médicos no vayan a trabajar no sea que puedan transmitir el covid a sus vecinos.





Es simplemente vergonzoso. Habría que preguntas a los autores de la pintada y del salvajismo quién les atiende todos los días, quién limpia las calles, quién hace que no les falte comida, quién vigila el tráfico, quien enseña a sus hijos, quién les intenta ayudar.

Otros piden a un médico de Ciudad Real que se cambie de domicilio.

Estas personas que piensan que además cuidarles somos para ellos un riesgo no tendrían que tener derecho a nada, pero eso no lo vamos a permitir. Aunque piensen así se les cuidará y atenderá.

Las crisis llegan a pensamientos e ideas absurdos que tienden en muchas ocasiones a la exclusión de otros.

Dado que este blog tiene que ver con el Holocausto y la medicina y la exclusión de todos aquellos que fueron considerados por el nazismo como indignos, impuros y de riesgo para la sociedad (gitanos, judios, personas discapacitadas, disidentes) traemos varios ejemplos de estas conductas aberrantes.




Playa prohibida a los judíos
Prohibido a los judios

"Evita a los médicos y abogados judíos"
60000 marcos es lo que cuesta atender a este enfermo.Camarada es tu dinero

 
Inga, no vayas al médico judio.
Siempre la intolerancia y los prejuicios cristalizan en "un nosotros y ellos"

domingo, 12 de abril de 2020

Maria Stromberger, el Angel de Auschwitz, una enfermera en el infierno

Hasta en los momentos más trágicos de la Humanidad, siempre se puede ver la luz al fondo de la oscuridad.

Historias como la Maria Stromberger nos reconcilian con los seres humanos y nos dan esperanza, incluso en estos días de la pandemia del coronavirus.

Si hasta en el campo nazi de Auschwitz-Birkenau hubo lugar para la esperanza ¿cómo vamos a desesperarnos ahora?

Maria Stromberber (1896-1957) era una enfermera austriaca que tras completar sus estudios en una escuela católica comenzó a ejercer su profesión.

Maria Stromberger
Pronto conoció las atrocidades que se estaban  llevando a cabo en el campo de Auschwitz-Birkenau a través del relato de unos prisioneros políticos que fueron liberados. Las historias que oía Maria eran tan dificiles de creer que decidió comprobar en persona lo que allí sucedía.

Por ello en 1942 pidió voluntariamente trabajar como enfermera en Auschwitz. Recordemos que a partir de 1938 Austria estaba anexionada al Reich Alemán.



Tras su llegada a Auschwitz y vista su competencia y profesionalidad es nombrada enfermera jefe del Hospital de Auschwitz, hospital éste no destinado a los prisioneros sino de uso exclusivo para las SS.


Hospital destinado a las SS (Auschwitz)
Pronto comprobó que la norma del campo era la negación de la vida: maltrato, asesinato, hambre y enfermedad y que para la raza superior de los SS, los prisioneros eran algo carente de valor y que podían ser utilizados a su total antojo.

Maria Stromberger, colaboró con la resistencia clandestina del campo, distribuyendo comida o medicinas, escondiendo alimentos entre las ropas infestadas de tifus, escondiendo a los prisioneros. Para los nazis, en especial para el Dr. Eduard Wirths, médico jefe de Auschwitz, Maria Strombergger "era demasiado humana y demasiado maternal con los prisioneros".

La obra de Herman Langbein "People in Auschwitz" recoge una discusión entre Maria Stromberger y  el Dr. Wirths, que termina con la siguiente afirmación de Maria: "Yo no soy un soldado, ni un SS, ni un oficial, sólo soy una enfermera".

Tras la finalización de la guerra, María es detenida y juzgada acusada de haber administrado inyecciones letales de fenol a prisioneros que ya no estaban en condiciones de trabajar. Tras comprobarse la falsedad de dichas acusaciones es liberada y testifica en el juicion contra Rudolf Höess, el comandante de Auschwitz y contra el Dr. Carl Clauberg que llevó a cabo experimentos de esterilización usando sustancias químicas, también en Auschwitz.

Quién sí llevó a cabo miles de asesinatos con inyecciones letales fue el ordenanza del hospital de prisioneros de Auschwitz, Josef Klehr que es juzgado en Frankfurt en 1964.

Hoy una placa descubierta en 2016 en el convento católico Kloster Wernberg y una calle de Voralberg (Austria), la ciudad en que vivió recuerdan el ejemplo de Maria Stronberger: "una luz en las tinieblas".




Por último querríamos dar un apunte español a esta historia. Herman Langbein, prisionero politico austríaco y que fue ordenanza del Dr. Wirths en Dachau y Auschwitz, acudió a España en la Guerra Civil a apoyar a la Republica Española, encuadrado dentro de las Brigadas Internacionales. Su militancia política y su oposición al nazismo hizo que fuera llevado primero al campo de concentración de Dachau y posteriormente a Auschwitz.

Ficha de prisionero de Herman Langbein en Auschwitz
Su obra "People in Auschwitz" es un testimonio insustituible para al menos aproximarse al conocimiento de aquel infierno sobre la Tierra.


viernes, 10 de abril de 2020

Una enfermera española en el campo nazi de Auschwitz

Escribo esto en plena pandemia del Covid-19. Los sistemas sanitarios de muchos países se están enfrentando a una crisis sin precedentes y como en todas las crisis sale lo mejor y lo peor.

Son momentos de recordar todos los días la labor que hacen los profesionales sanitarios y como anteponen los intereses de los demás a los suyos propios. Y también es momento de   recordar a aquellos otros que resistieron en momentos también muy trágicos. La enfermera Maria Alonso es un ejemplo.

Maria Alonso nació el 28 de enero de 1910 en Santa Fe de Mondujar (Almería). Pronto emigró a Francia huyendo de la pobreza y allí se casó y tuvo dos hijos.

Ficha de Maria Alonso a su llegada a Auschwitz
Pol F =Politica "registrada como francesa"

Como otros españoles se unió a la Resistencia francesa atendiendo de forma clandestina a otros resistentes en el Hospital Ternon en París. Asimismo colaboró en la impresión y difusión de octavillas llamando a la resistencia contra el invasor nazi. Es detenida y llevada a la prisión de Romainville para pasar posteriormente el 21 de enero al campo de tránsito de Romainville y de allí el 24 de enero al campo nazi de Auschwitz.

Ella es una de las mujeres que formaba parte del así llamado el Convoy del 24 de enero, o convoy de las 30000 (por el número que les fue tatuado)I. En ese mismo convoy viajó la poetisa Charlotte Delbo, la dentista Danielle Casanova (que colaboró en la ayuda humanitaria para niños españoles durante la Guerra Civil), la Dra. Adelaide Hautval (que fue destinada al bloque de los experimentos médicos y se negó a colaborar con los médicos nazis) y Marie Claude Vaillant-Couturier (quién sobrevivió y fue testigo en los Juicios de Nuremberg).

Literas del bloque del campo de mujeres de Birkenau

A su llegada a Auschwitz, el 26 de enero de 1943, Maria Alonso, conocida como Josee, es tatuada con el número 31778 y destinada al bloque 26 de Birkenau. En todo momento resiste y no se deja amedrentar por los criminales nazis. Para castigarla es sometida a una ducha de agua helada y muere de neumonía entre el 14-15 de febrero de 1943.

Hoy una placa en el Hospital Ternon, la recuerda. Marie Alonso, enfermera de "tercera clase, muerta por Francia", nos permitimos añadir, "muerta por España, por Europa, por la libertad y por la resistencia". Ella es una de los miles de españoles que se unieron a la Resistencia Francesa para proseguir la lucha contra el fascismo.




Nos gustaría terminar esta entrada del blog con el poema "Auschwitz" escrito por Charlotte Delbo, compañera de infortunio de Maria Alonso, en el convoy de las 30000.

Poema sobre Auschwitz

Ese punto en el mapa
Esa mancha negra en el centro de Europa
esa mancha roja, esa mancha de fuego, esa mancha de hollín
esa mancha de sangre, esa mancha de cenizas
para millones un lugar sin nombre.
De todos los países de Europa, de todos los puntos del horizonte
convergían los trenes hacia lo innombrado
cargados de millones de seres que eran descargados allí y no sabían dónde estaban
eran descargados con su vida, con sus recuerdos, con sus pequeños dolores y su gran asombro
con su mirada que preguntaba y no veía sino fuego,
que ardieron allí sin saber dónde estaban.
Hoy se sabe
Desde hace algunos años se sabe
Se sabe que ese punto del mapa es Auschwitz
Se sabe eso Y se cree saber el resto.

(Charlotte  DELBO : Auschwitz y después  I. Ninguno de nosotros volverá. Ed.  Turìal.  2004 (1ª edi. 1965). Pág. 34)



jueves, 16 de enero de 2020

Bilbao en Mauthausen, las memorias de Marcelino Bilbao, deportado republicano a Mauthausen

Se acaba de publicar el libro de "Bilbao en Mauthausen" en el que el sobrino nieto de Marcelino Bilbao Bilbao, deportado repubicano,  recoge su testimonio desde los días de la Guerra de España dónde sirvió como oficial de un batallón de la CNT, su paso por la frontera, su encuadramiento en las compañias de trabajadores extranjeros, y finalmente su deportación al campo nazi de Mauthausen en Austria.

Resultado de imagen de bilbao en mauthausen"

Marcelino, como otros miles de españoles, cruzó la frontera y tras pasar por varios campos franceses internamiento  es alistado en las Compañías de Trabajadores Extranjeros del Ejército Francés, grupos estos que eran uitilizados para fortificaciones, y cavar trincheras. Llegó a trabajar incluso en la Línea Maginot.

Marcelino Bilbao, combatiente republicano español que sobrevivió a Mauthausen.


La derrota del ejército francés en 1940 hizo que estos españoles fueran llevados como miembros
del ejército francés a los Stalag y FrontStalag y tratados como prisioneros de guerra.

Posteriormente al conocer las SS y Gestapo su condición de españoles "rojos" ya fueron tratados como "rotspanier" y deportados a los campos nazis, en su mayoría a Mauthausen.

Allí Marcelino, conoció el hambre, los castigos, el frío, la barbarie, e incluso fue victima de experimentos médicos.

Hoy conocer su testimonio publicado se hace más necesario que nunca.





martes, 14 de enero de 2020

Triángulos en los campos nazis

La ingeniería social que quería llevar a cabo el nazismo pasaba inexcusablemente por separar a la sociedad en dos grandes grupos. "nosotros" y "ellos". Se trataba de señalar al diferente, excluirle, recluirle, despojarle de todo y eventualmente incluso asesinarle.a

Tras la llegada al poder de Hitler en 1933 se abre el primer campo de concentración en Dachau, en las cercanías de Munich y se detiene a todo aquel que pueda ser "un problema para el estado". No se detienen a las personas por lo quehan hecho sino por lo que son o pudieran llegar a hacer. Esta modalidad de cautiverio se llamaba eufemísticamente "custodia protectora".

A estos primeros campos llegan socialistas, comunistas, pacifistas, anarquistas, sindicalistas, masones, testigos de Jehová, homosexuales, todos "los otros" que había que tener aislados y controlados.

Para poder identificarlos los nazis idearon un sistema de triángulos que eran cosidos en las prendas carcelarias:

- AMARILLO  para los judíos.
- ROSA, para los homosexuales.
- PURPURA, para los Testigos de Jehová.
- ROJO, para los opositores políticos de cualquier signo.
- NEGRO, para delincuentes comunes.
- MARRÓN, para los gitanos.
- AZUL, para los "apátridas".

Luego los triángulos eran combinados por los nazis para identificar todavía a los más peligrosos como judíos y socialistas.




Los deportados republicanos españoles llevaron un triángulo azul (teóricamente de apátridas) pero con una S (Spanien), "apátridas pero de un país que no los quería y que decía que no había españoles fuera de España".

Resultado de imagen de trIangulo azul españoles amical mauthausen"

Otros españoles deportados a los campos nazis, miembros de la resistencia europea, llevaron el triángulo rojo, con la inicial del país, encontrándose así españoles con triángulo rojo y una F (por ser detenidos en Francia o pensar los nazis que eran franceses) o incluso con una P (por creer que eran polacos).

Fallece el poleso Vicente García Riestra, el último español del campo de concentración de Buchenwald
Vicente García Riestra, deportado a Buchenwald


Este ingeniería social no quedó ahí. Había además que separar a los útiles,a los puro, a los arios,  de aquellos que suponían una degeneración de la raza y que además costaban dinero (personas con discapacidades físicas y psíquicas) que primero fueron esterilizados y posteriormente asesinados gracias a una implicación clave de muchos médicos y enfermeras.

Denota un gran desconocimiento en nuestra sociedad la polémica levantada por la exhibición de estos triángulos rojos por parte del algunos miembros del Gobierno español.

Para la Europa democrática, antifascista e internacionalista exhibir uno de estos triángulos es un orgullo. Para la Europa democrática los luchadores antifascistas son simplemente "héroes".