"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



sábado, 22 de septiembre de 2018

Cartas de Berlín. La historia de Elise y Otto Hampel.

En muchas ocasiones cuando se conoce la barbarie en la que cayó la sociedad alemana entre 1933 y 1945 uno se pregunta sí alguien se resistió al nazismo.

Hay que recordar que la apertura de los primeros campos de concentración nazis fue en 1933 y que a dichos campos se llevó a todas aquellas personas que podían suponer un riesgo para el III Reich: socialistas, comunistas, masones, sindicalistas, homosexuales, gitanos....No se les encarcelaba por lo que hubieran hecho sino "por lo que pudieran llegar a hacer". Era la llamada por los nazis "custodia protectora" eufemismo para denominar el encarcelamiento de todos los posibles opositores.

Pero sí, sí hubo resistencia. Resistencia desde la iglesia católica y protestante, resistencia desde el ejército, resistencia desde las organizaciones juveniles, resistencia desde la universidad (recordemos la organización denominada La Rosa Blanca), resistencia desde el clandestino Partido Comunista (La Orquesta Roja) o del Círculo de Kresisau.

Todos sabían que se jugaban la vida como el matrimonio Hampel, formado por Elise y Otto.
Ellos totalmente indignados tras conocer la muerte del joven hermano de Elise durante la invasión de Francia decidieron llevar a cabo una acción de protesta que puede parecer simple o poco útil y que era el redactar tarjetas postales con mensajes que llamaban a oponerse a Hitler. Las tarjetas eran dejadas en lugares públicos de Berlín. Llegaron a escribir más de 200 postales,







Ambos fueron detenidos y ejecutados en la cárcel de Plötzensee, lugar dónde se ejecutaba a los opositores. Alli fueron asesinadas 2891 personas.

Su historia fue la base para la obra del escritor Hans Fallada titulada "Sólo en Berlín". Asimismo se ha estrenado una película basada en dicha obra titulada en español, Cartas de Berlín. La película protagonizada por Emma Thomson, Brendan Gleeson y Daniel Brühl recoge muy fielmente el ambiente del Berlin nazi y los esfuerzos de los Hampel.



Una placa en Berlin recuerda el lugar dónde vivian los Hampel.



Hoy la cárcel de Plötzensee acoge un memorial a las victimas del nazismo, principalmente alemanes opositores.


Los cuerpos de muchas mujeres ejecutadas en Plötzensee como la misma Elise Hampel, fueron utilizados por el Dr. Herman Stieve,  profesor de Anatomía en la facultad de Medicine de Charité para estudiar la influencia del estres en la función ovárica y reproductiva.

Lianne Berkowitz fue otra de las mujeres opositoras asesinadas en Plötzensee y cuyo cuerpo utilizado  por Herman Stieve, con la particularidad de que Liane cuando fue detenida estaba embarazada. Los nazis esperaron a que diera a luz y luego tas quitarle a su hijo fue asesinada.



Hoy una placa en la Universidad Humboldt la recuerda, así como al Dr. Grosscurth, a quién dedicamos otra entrada de este blog.






sábado, 8 de septiembre de 2018

El campo nazi de Natzweiler-Struthof

El campo nazi de Natzweiler.Struthof es otro de esos lugares sobrecogedores que nos recuerdan la barbarie.

Situado a 60 kilómetros de Estrasburgo en territorio francés anexionado por los nazis ocupaba unas antiguas instalaciones para la práctica del ski. Se trataba de un campo de extrema dureza destinado a aquellos denominados en la terminología nazi como NN (Nacht und Nebel, noche y niebla, esto es, destinados a desaparecer). En sus cercanías se había descubierto una veta de granito rojo y ello posibilitó el establecimiento del campo cercano a dicha cantera.





Albergó 52000 personas entre prisioneros de guerra y deportados de toda Europa, homosexuales, testigos de Jehová y gitanos, incluso a 80 republicanos españoles deportados. De todos ellos murieron alli 22000.

Tenía como todos los campos su propio crematorio y cámara de gas. Esta se ubica a escasos 4 kilómetros del campo principal en un barracón aislado.

Natzweiler fue un lugar de atroces experimentos médicos. El Dr. Bickenbach utilizó a gitanos para probar la "eficacia" y las secuelas de fosgeno, un gas de guerra. El Dr Haagen, candidato al Premio Nobel por el descubrimiento de una vacuna contra el tifus, experimentó nuevos métodos de inmunización con prisioneros del campo.

No obstante las atrocidades médicas más conocidas cometidas en Natzweiler son las llevadas a cabo por el Dr. August Hirt, del cual nos hemos ocupado en otro post de este blog.

El Dr. Hirt, profesor de Anatomía de la Universidad de Estrasburgo, trataba de crear una colección de esqueletos prototípicos de la "degeneración racial"  según la ideología nazi. Judios, comunistas, en su opinión tenían caracteristicas fisicas concretas dignas de estudio. Para ello se seleccionó en Auschwitz a una serie de personas (judios, comunistas) con unos rasgos fisicos precisos y en buen estado de salud. Se les alimentó correctamente y les trasladó al campo de Natzweiler. Allí  fueron asesinados y sus cuerpos fueron llevados a la facultad de Medicina de Estrasburgo para ser conservados y preparados para su estudio.

Resultado de imagen de DR AUGUST HIRT
Dr. August Hirt

La llegada de las tropas aliadas impidió que se llevaran a cabo esas preparaciones  y los cuerpos desmembrados permanecieron durante años en la propia facultad sin saber su origen. El trabajo infatigable de ciertos estudiosos e investigadores ha arrojado luz sobre el nombre de estas 86 personas.




Eran judíos que procedían de toda Europa, desde Noruega hasta Grecia, algunos de ellos con apellidos sefardies (judios españoles) e ilustran la dimensión del  exterminio masivo de los judíos europeos.

Hoy una placa recuerda en la cámara de gas a judíos y gitanos victimas de los experimentos médicos nazis.



Nuevamente unos usos perversos de los conocimientos médicos, la utilización de las personas como si de animales de experimentación se tratara y nuevamente otro hecho que nos avergüenza.