"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



viernes, 23 de agosto de 2013

La Resistencia a la Operación Eutanasia nazi. La iglesia católica y la iglesia luterana.

Habitualmente cuando se habla del Holocausto y del nazismo se olvida a los que se resistieron tanto dentro como fuera de Alemania.

En anteriores posts se ha hablado en este blog de la resistencia de los judíos en el Gueto de Vilna y de Varsovia. Ahora vamos a hablar de la resistencia que tuvo lugar en Alemania y Austria en contra del exterminio de enfermos y discapacitados físicos y psíquicos (la llamada Operación T4).

Hay que recordar que entre 1939 y 1941, fueron asesinados 70.273 discapacitados físicos y psiquicos como una forma de purificar la raza aria y de no destinar recursos a la atención de los más necesitados. El asesinato se llevó a cabo en seis centros de exterminio (Hartheim. Hadamar, Pirna Sonnenstein, Graefeneck, Brandenburg y Bernburg) mediante el envenenamiento con Monóxido de Carbono, todo ello diseñado y ejecutado por médicos.

Es conocida la homilía proclamada el 3 de agosto de 1941, por el Obispo de Münster, Von Gallen, en la que llamó a oponerse a la mal llamada Operación Eutanasia nazi, que no era otra cosa que el asesinato de los que llamaban "vidas que no merecen la pena ser vividas":

“ Desde hace algunos meses sabemos que se están realizando deportaciones forzosas de enfermos mentales que llevan mucho tiempo ingresados en manicomios y que quizás no tengan ninguna posibilidad de curación. Unos días después de la deportación, sus familiares suelen recibir la noticia de que sus cuerpos han sido quemados y que pueden recoger las cenizas. Por todas partes se extiende la sospecha de que las numerosas e inesperadas muertes de enfermos mentales no ocurren de forma natural sino que son provocadas intencionadamente, siguiéndose así una ideología que afirma que se puede matar a las personas que tienen una “vida inútil y sin valor”. Es una ideología horrible que trata de justificar la matanza de inocentes y que autoriza el brutal exterminio de enfermos mentales, incurables e incapaces de trabajar….”



Bernard Lichtenberg
Entierro de Bernard Lichtenberg
El Deán de la Catedral berlinesa de St. Edwig, Bernard Lichtenberg (1875-1943) utilizó el sermon de Von Gallen para enviar una carta de protesta al Dr. Leonardo Conti, (que ocupaba un cargo equivalente a un ministro de Sanidad), el 26 de agosto de 1941. Lichtenberg también envió cartas a la Cancillería del Reich, a la Gestapo y al Ministerio de Justicia. Fue arrrestado y torturado y murió durante su traslado al campo de Dachau.  Su sepelio fue un verdadero acontecimiento debido a la popularidad que tenía entre sus feligreses. Fue beatificado en 1996. 



Paul Braune
Paul Braune (1887-1954) como responsable de la obra social de la Iglesia Evangélica para discapacitados sospechó el destino de los enfermos. Merced a su cargo dispuso de información pormenorizada de lo que estaba sucediendo en Alemania con los enfermos. Investigó durante meses la naturaleza y extensión del mal llamado "Programa Eutanasia". Asimismo se opuso a la desaparición de los servicios sociales de la Iglesia Luterana que querían ser sustituidos por los propios del Partido nazi. Los responsables de la Iglesia Luterana se dirigieron en un memorandum a la Cancilleria del Reich y Braune fue detenido acusandole de sabotear las órdenes del estado.
Lothar Kreyssig

Lothar Kreyssig (1898-1986) fue un juez que se opuso a la absorción de todas las estructuras legales por parte del régimen nazi. Al ser Juez tutelar de los discapacitados del estado de Brandenburgo conoció el triste destino de sus tutelados. Protestó ante el Ministerio de Justicia y denunció a Philip Bouhler, secretario personal de Hitler, y uno de los encargados de la organización del asesinato de los discapacitados. Kreyssig fue obligado a retirarse.

Anna Bertha Von Koenigsegg

Anna-Bertha von Konigsegg (1883-1948) fue una religiosa austríaca de la Orden de San Vicente de Paul. A su condición de monja unía la de ser enfermera. Pertenecía a una familia noble y como inspectora de la Orden prohibió a las monjas enfermeras que ayudaran a los médicos a realizar las esterilizaciones de enfermos y discapacitados. Asimismo ofreció a las autoridades nazis de Austria el cuidar a los enfermos en los centros y hospitales de la Orden asumiendo todos los gastos de la misma. Fue arrestada en dos ocasiones pero fiel a sus principios nunca renunció a los mismos. Su origen familiar probablemente le evitó mayores sufrimientos. Fue arrestada en su domicilio y allí permaneció hasta que finalizó la guerra en 1945.



Memorial de Anna Bertha Von Konigsegg en Salzburgo
Siempre se ha creído en la influencia que pudo tener la homilía de Von Gallen para la interrupción de la Operación Eutanasia. Tampoco se puede olvidar que el asesinato diario de enfermos, las columnas de humo que salían de las chimeneas, las campanas tocando a muerto y las personas que hablaban de lo que allí sucedía, eran temas que no se podían ocultar mucho tiempo.

Hitler suspende oficialmente la Operación Eutanasia en 1941 aunque ésta continua de forma disimulada en zonas alejadas de las poblaciones y cambiando el sistema. Ya no se asesina con gas, sino con inyecciones de barbitúricos, morfina y escopolamina. Ya no hay control, es la denominada "Eutanasia salvaje o discreta". Las enfermeras administran las inyecciones letales y los médicos supervisan las acciones. De esta forma se asesinó al menos a otros 110000 enfermos.

Modernamente el historiador Götz Aly ha sugerido otro hecho adicional que pudiera haber colaborado en la interrupción de la Operación T4 y que no es nada más que el haber cumplido los objetivos inicialmente propuestos. Los jerarcas nazis aplicaron la siguiente formula 1000/10/5/1 y que se explicaba de la siguiente forma. De cada 1000 personas había 10 con diferentes discapacidades, de las 10, cinco vivían en una institución y de las 5, 1 de ellas tenía una vida sin valor. De la aplicación, según Götz Aly, de esa fórmula a la población alemana, se obtenia una teórica población a eliminar de 70000 personas, sorprendentemente muy cercana a las 70273 víctímas de que se tiene noticia. 

El exterminio sistemático de los enfermos alemanes y austríacos utilizando la mejor tecnología y el concurso imprescindible de los médicos fue el preludio del asesinato de millones de judíos en las cámaras de gas.
En la película Amen se reconstruye en parte el proceso del asesinato de los enfermos y la homilía del Obispo Von Gallen. Las escenas no recogen fielmente el sistema ya que los médicos encargados de la Operación T4 estaban ubicados en Berlín y nunca veían directamente a los enfermos. Se limitaban a escribir una cruz roja en la historia clínica del paciente destinado a la cámara de gas. Asimismo en la película aparece la controvertida figura de Kurt Gerstein, un oficial de las SS de profesión químico, relacionado con ciertos círculos de oposición y que tuvo una actitud contradictoria. Parece ser que a la vez que participaba en las acciones de las SS simultaneamente informaba a responsables del Vaticano y a diplomáticos de países neutrales como Suecia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario