"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



viernes, 2 de agosto de 2013

Berlín. La diversidad destruída (1933-1938).

Berlín es ahora una ciudad vibrante llena de vida y de diversidad. Conviven personas de todas las culturas, religiones, creencias y formas de vida. Nuevas formas de arquitectura, de arte conviven con rastros del pasado.

Berlín era así hasta la década de los años 30 del siglo pasado. El nazismo cuando llega al poder en 1933 busca acabar con esa diversidad y buscar no sólo un pensamiento único sino un único pueblo en lo físico. Por ello se arrestó al principio, se deportó después y se exterminó a todos aquellos que no cumplían el ideal ario tanto en lo fisico como en el pensamiento: judíos, gitanos, extranjeros, enfermos y discapacitados, ciegos y sordos, negros, artistas, homosexuales, organizaciones juveniles, miembros de partidos políticos, sindicatos e iglesias católicas y protestantes, y todos los opositores al fascismo.

Música y arte "degenerado"

Berlín conmemora el 70º aniversario de la destrucción de la diversidad en Berlín. Una multitud de exposiciones y actos recuerdan a todos la pérdida de vidas que supuso el nazismo. La sede central es una exposición en el Museo de Historia Alemana .

Postes con fotografias de perseguidos están distribuidas por todo Berlín, exposiciones en cada plaza y museo. Objetos como los problemas de matemáticas que hacían los niños alemanes y en los que se les preguntaba: "Con lo que cuesta construir un hospital para enfermos psiquiátricos, ¿cuántas casas se pueden construir para familias alemanas normales?".





Llama la atención y es de admirar como los alemanes han sido capaces de asumir el pasado, reconocer los errores y construir una sociedad democrática en la que hoy todos tienen cabida. Se pueden visitar memoriales, museos, hay placas por la calle que recuerdan la barbarie. Puede haber un sentimiento de culpa, pero en el fondo late el "Nunca más, hay que mirar hacia adelante pero sin olvidar lo que tenemos detrás".

Es envidiable. ¿Para cuando en España se va a ser capaz de mirar hacia atrás sin ira? ¿Para cuando se va a reconocer las brutalidades? ¿Para cuando nos vamos a homologar a las democracias occidentales que abominan de los crimenes de los totalitarismos? ¿Para cuando centros de estudio y lugares de memoria dónde los españoles aprendan del pasado y recuerden y no olviden los errores pasados? ¿Para cuándo una verdadera cultura de la memoria histórica? ¿Cuándo los españoles han de querer aprender de su pasado? Demasiadas preguntas. Ninguna respuesta. Pocos quieren contestar. Las heridas que se cierran en falso vuelven a abrirse tarde o temprano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario