"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



viernes, 26 de julio de 2013

Johan Paul Kremer. Un Profesor de Anatomía en Auschwitz.

Johan Paul Kremer fue uno de los médicos de las SS destinado a Auschwitz. Fue el único profesor que prestó sus servicios en dicho campo y el médico de mayor edad conocida.

Kremer, profesor de Anatomía de la Universidad de Münster estaba interesado en los efectos del hambre sobre el hígado así como en la posibilidad de heredar y transmitir defectos adquiridos como los traumatismos.


Al igual que el resto de médicos nazis, encontró en Auschwitz el lugar idóneo para llevar a cabo sus estudios. Miles de personas desprovistas de todo tipo de derechos, sin libertad y en manos de los dueños de la vida y de la muerte. Extraía muestras de hígado, bazo y páncreas.

Fue asimismo testigo de lo que se denominaban eufemisticamente "operaciones especiales" que no eran más que asesinatos masivos mediante el uso del gas Zyklon B o mediante inyecciones intracardíacas de fenol.

En su diario dice:


1.IX. 1942. Acabo de escribir a Berlín para pedir un cinturón de cuero y unos tirantes. He asistido esta tarde a la desinfectación de un bloque con «Ciclon B», para eliminar los piojos.

2.IX.1942. Esta mañana, a las tres, he asistido por primera vez a una
«acción especial». Comparativamente, el infierno de Dante me parece una pura comedía. Por algo se le denomina a Auschwitz «campo de
exterminio».

5.IX. 1942. Acabo de asistir esta tarde a una «acción especial» aplicada a detenidas del campo femenino («musulmanas»), las peores que haya jamás visto. El Dr. Thilo tenía razón esta mañana al decirme que nos encontrábamos en el anus mundi. A las ocho he asistido a una «acción especial» de holandeses. Todo el mundo desea tomar parte en esas acciones a causa de las raciones especiales a las que tienen derecho y que consisten en 1/5 de litro de alcohol, 5 cigarrillos, 100 gramos de salchichón y pan.

6-7.IX. 1942. Hoy, martes, excelente comida: sopa de tomate, medio pollo con patatas y col roja, pastelillos y un magnífico helado de vainilla. Después de la comida he sido presentado a (nombre ilegible). Por cuarta vez, a las ocho de la noche he ido a una «acción especial»...

23.IX. 1942. He asistido durante la noche a las sexta y séptima «acciones especiales». Por la mañana, el Obergruppenführer Pohl ha llegado con su estado mayor a la casa de los Waffen-SS. Cerca de la puerta, el centinela me ha presentado armas. Por la noche a las ocho, cena en casa de los jefes con el general Pohl; un verdadero banquete. Tuvimos tarta de manzana, a voluntad, buen café, una excelente cerveza y pasteles (...).

7.IX. 1942. He asistido a la novena «acción especial». Extranjeros y mujeres.

11.IX. 1942. Hoy, domingo, liebre, un hermoso muslo para comer, con col roja y pudding, todo ello por 1,25 RM.

12.IX.1942. Vacunación contra el tifus. A continuación fiebre durante la

noche, a pesar de lo cual he asistido a una «acción especial» (1.600 personas de Holanda). Escenas terribles cerca del último bunker. Es la décima «acción especial»...

Fuente. 'KL Auschwitz seen by the SS. Rudolf Höss, Pery Broad, Johann Paul Kremer'
Publisher: Auschwitz-Birkenau State Museum, Oświęcim 1998

Fue condenado a muerte y posteriormente le fue conmutada su pena a cadena perpetua.

Y por último un pequeño tributo a las víctimas. La Sinfonía de Gorecki compuesta a partir de unos versos encontrados escritos en la pared de un centro de interrogatorio nazi, dónde una hija le dice a su madre que ya no se verán nunca y que no tenga pena.




2 comentarios:

  1. Se ha intentado explicar de forma psicológica las personalidades de los criminales nazis. El Dr,. Robert Lifton habló del "desdoblamiento" estado psicológico que les permitía ser unos eficientes asesinos y a la vez unos cumplidores del deber y unos probos ciudadanos. La teoría de Lifton en cierto modo les exculpa ya que les trata como a enfermos. Personalmente para mí no hay excusa ni enfermedad en los perpetradores.

    ResponderEliminar