"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



miércoles, 24 de julio de 2013

La colección de esqueletos del Dr. August Hirt en la Fcultad de Medicina de Estrasburgo

La maldad no conoce límites.

En una entrada anterior se hablaba de la Facultad de Medicina de Posen (actualmente Poznan, en Polonia) dónde al tratarse de un territorio de cultura alemana los nazis establecieron una Universidad del Reich, y se habló del lucrativo negocio que organizaron los Profesores de Anatomía, Voss y Herrlinger.

Una situación parecida: aprovecharse de las personas que estaban en los campos sucedió en Estrasburgo, ciudad fronteriza con Francia y de cultura alemana dónde se estableció otra nueva universidad del Reich.

Dr. August Hirt

El Profesor de Anatomía August Hirt deseaba para su departamento disponer de una colección anatómica de "especimenes" para mostrar a los alumnos la degeneración humana. Y ¿que mayor degeneración que exponer esqueletos de judíos, bolcheviques y eslavos? Para ello solicitó al campo de Auschwitz que enviaran a 119 personas en aceptable estado al campo de Natzweiler Strutof situado en las cercanías de Estrasburgo. Dió normas acerca de cómo debían ser tratados, alimentados, y exterminados con el fin de no estropear la posible colección.

Cartas de Wolfram Sievers, Director de la Oficina para el estudio de la Herencia Alemana al Dr. Brandt.

“Como usted conoce el ReichsFührer SS (Himmler) ha ordenado que el Dr. Hirt pueda obtener todo lo que necesita para su investigación. Para su concreta investigación antropológica él necesita 150 esqueletos de judíos, que deben ser puestos a su disposición desde Auschwitz….”

Testimonio de Josef Kremer, comandante del campo de Natzweiler-Struthof.

“En Agosto de 1943 recibí la orden de aceptar inmediatamente aproximadamente 80 prisioneros desde Auschwitz. La carta llevaba la instrucción de contactar inmediatamente con el Dr. Hirt de la facultad de Medicina de Estrasburgo. Viajé al Instituto de Anatomía en Estrasburgo donde Hirt me informó acerca de la llegada de prisioneros procedentes de Auschwitz con destino a Natzweiler-Struthof. Me dijo también que había que matar a estas personas en la cámara de gas del campo y que sus cuerpos debería ser remitidos al Instituto de Anatomía y ser puestos a su disposición. El Dr. Hirt me entregó una especie de sales y me dijo la dosis que debería utilizar…”

Carta de Wolfram Sievers a Rudolf Brandt

“ De acuerdo con las propuestas….y permisos…, el Dr. Hirt comenzó una colección de esqueletos, pero que no ha podido ser completada…Dada la inversión de tiempo para preparar 80 piezas, Hirt ha hecho una petición de instrucciones, en el caso de que Estrasburgo esté en peligro, con respecto al destino de la colección ubicada ahora en los sotános del Departamento de Anatomía. El puede realizar los procedimientos para quitar de todos los esqueletos las partes blandas y hacer otros procesos para que los restos no sean reconocibles, aunque esto producirá una pérdida de información, dado el valor científico y único de este proyecto, ya que no será posible obtener moldes del los cuerpos. La colección de esqueletos en si misma es algo que no atrae la atención. Los tejidos blandos pueden ser clasificados como restos dejados allí después de que pasara el departamento de ser dirigido por los franceses y destinado a la cremación. Yo le pediría una decisión acerca de los siguientes temas: sí la colección ha de ser protegida de forma adecuada o ha  de ser parcial o totalmente liquidada”.
Firmado Sievers.


Fuente. Strzelecka I. Medical Crimes. The Experiments in Auschwtiz. Colección Voices of Memory 2. Auschwitz-Birkenau State Museum. 

Estas 115 personas fueron exterminadas por gas en Natzweiler y su destino era formar parte de la colección anatómica. La llegada de los aliados impidió configurar dicha colección y Hirt dió normas para que los cadáveres quedaran confundidos entre el resto de las colecciones anatómicas para el estudio de los alumnos de la facultad. Algunos de ellos (46) eran judíos sefardies de Salónica, por tanto de origen español. El resto eran judíos, polacos y asiáticos.


Los rostros nos miran y nos preguntan.

Ellos tuvieron un pasado pero no pudieron tener un futuro.

Hoy en los muros de la Facultad de Medicina se encuentra una placa que recuerda esas atrocidades.


También en Natzweiler hubo 80 republicanos españoles, al igual que en la inmensa mayoría de los campos nazis. Nunca lo olvidemos, también es nuestra Historia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario