"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



viernes, 20 de abril de 2018

Hans Asperger. Colaborador con el nazismo


Nada es inmutable en esta vida. Las investigaciones pueden arrojar luz sobre mitos e ideas firmemente anclados.

Hans Asperger, que describió un conjunto de alteraciones psicológicas que hoy conocemos con su nombre, síndrome de Asperger, fue siempre considerado como un investigador muy reputado, aunque siempre hubo sospechas sobre su implicación y colaboración con los crímenes del nazismo.

Recientemente la revista Molecular Autism, se ha hecho eco de la investigación del Profesor  Herwig Czech, historiador y miembro de la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena.
Asperger no solo colaboró con los nazis sino que contribuyó activamente a la política nazi de Eugenesia remitiendo a niños con discapacidades serveras a la clínica Am Spiegelgrund, en Viena. Estos niños fueron asesinados y en ocasiones sus órganos internos fueron utilizados como especímenes de investigación.

Hoy Am Spiegelgrund sigue funcionando como un hospital. No obstante dentro de él se ubica un memorial que recuerda a los niños asesinados y un museo sobre el mismo tema que ilustra sobre la política nazi de deshacerse de todos aquellos que suponían un “gasto” para la sociedad, que eran “bocas inútiles” y que además suponían una degeneración de y para la “raza” aria.

Memorial por los niños con discapacidades asesinados por los médicos nazis (Am Spiegelgrund)

Museo Am Steinhoff
Recipientes utilizados para conservar cerebros de niños asesinados



Nuevamente surge la polémica ¿Qué hacer con los epónimos médicos? ¿Hay que seguir nombrando a una enfermedad con el nombre del investigador que la describió a pesar de su actitud tan vergonzosa? ¿No sería mejor utilizar un nombre alternativo? Tal vez “autismo psicopático” o “psicopatía autista”En todo caso sí se utilizara el nombre del síndrome podría ser un pretexto para recordar actitudes y conductas que avergüenzan a la sociedad general y a médicos en particular.



Anna Wödl con su hijo Alfred, una de las victimas asesinadas en Am Spiegelgrund

Stolpersteine que recuerda a Alfred (son piedras que se colocan en el luggar donde vivió, nació o trabajó una víctima del nazismo) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario