"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



jueves, 28 de julio de 2011

Medicina y nazismo. ¿Un centro de Investigación del Cáncer o un centro de producción de armas biológicas en Posen-Nesselstedt (Polonia) ?.

La Alemania nazi no consiguió disponer de la bomba atómica aunque hizo grandes esfuerzos para conseguirla. A cambio los investigadores se centraron en la investigación con armas químicas y biológicas (Blitzableiter). Aunque la industria química alemana era líder mundial en investigación y producción de sustancias, los nazis no llegaron a emplear nunca en acciones de guerra los productos químicos. Tal vez el miedo a una gran masacre con sus consiguientes represalias, o el recuerdo del propio Hitler de haber sido una víctima de dichos gases en la Primera Guerra Mundial.
Como ya se ha comentado en este blog había una verdadera obsesión en todo lo relacionado con el cáncer en la Alemania nazi: prohibiciones de fumar, campañas de detección precoz del cáncer ginecológico y de mama, control de aditivos alimentarios, y evitar la exposición a metales como plomo y a radiaciones ionizantes.  Los motivos eran como siempre evitar la degeneración racial, la enfermedad y evidentemente ahorrar los gastos que generaban las enfermedades a la población aria. El resto no contaba.
Con el teórico motivo de desarrollar  la investigación sobre el cáncer se creó en 1943 en Posen-Nesselstedt (Polonia, actualmente Poznan-Pokrzywno ) un centro monográfico a la usanza de los ya existentes en Reino Unido, Estados Unidos e Italia. Se dispuso de un presupuesto de 2,5 millones de Reichmarks.  Se utilizó  en parte un convento de monjas ursulinas ampliando dicho recinto con laboratorios y edificios de apoyo.
Poznan, (nombre actual de Posen) es una ciudad perteneciente a la zona de cultura alemana conocida como el Warthegau que fue anexionada al Reich en 1939 . La universidad polaca de Poznan (Posen) fue creada en 1919, y el Instituto Anatómico y Forense, todavía en funcionamiento, en 1929. En 1939 la universidad fue desmantelada, algunos profesores expulsados y otros asesinados, dentro de la política nazi de acabar con la "intelligentzia" polaca (médicos, profesores, políticos, abogados). La universidad fue nazificada y rebautizada como Universidad del Reich en 1941. 
El nuevo  instituto de Investigación contra el cáncer dependería de la Universidad de Posen, lo cual le otorgaría un mayor prestigio y un beneficio mutuo para ambas instituciones.
Autores como Gotz Aly (Cleansing the Fatherland) y Robert Proctor (Nazi War On Cancer), han señalado una serie de peculiariedades de dicho centro de investigación. Destaca la protección militar de que disponía: un muro de 3 metros de altura, alambre de espino, muros a prueba de armas químicas, su propia guardia de las SS, sistemas de calefacción y aire acondicionado. Es sorprendente que un centro médico dispusiera de esas medidas de seguridad. 
El centro disponía asimismo de lo que denominaron una “granja animal de tumores", crematorio y zonas para los animales. Estas estaban constituidas por celdas individuales con aseo, lavabo y camas de 2 metros de longitud. El personal investigador no procedía de la investigación sobre el cáncer sino de la medicina militar.
El avance de las tropas soviéticas dificultó la puesta en marcha del centro de investigación que fue trasladado a Turingia.
Realmente ¿Qué era aquel centro de investigación sobre el cáncer?: ¿un lugar de experimentación con armas biológicas?  ¿una “granja” en la que producir tumores experimentales a “animales humanos”?
Las armas químicas y biológicas se han llegado a denominar la “bomba atómica de los pobres” ya que su desarrollo requiere una inversión ínfima comparado con la investigación en energía nuclear.
La relación de algunos médicos y científicos con el nazismo nos produce escalofríos. El riesgo de sufrir un atentado con armas químicas o biológicas persistirá siempre. Un simple tubo de ensayo  con esporas de carbunco, bacilos de peste bubónica, o viruela, en manos de terroristas puede causar una tragedia de proporciones inigualables.
En la foto se observa una casamata, construida en 1943, de las que vigilaban el perímetro del Instituto de Investigación contra el cáncer en Posen Pokrzywno. La casamata ha seguido utilizándose por las monjas después de la guerra convenientemente “modificada” con una imagen religiosa.

La Universidad de Poznan abrió otra vez sus puertas en 1945, tras la finalización de la II Guerra Mundial, con el nombre del poeta polaco Adam Mickiewicz. En 1950 la facultad de medicina se separó de la universidad para convertirse en la Academia Médica de Poznan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario