"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



domingo, 16 de noviembre de 2014

España, Auschwitz y el Holocausto

Hoy el periódico EL PAIS, publica una noticia acerca de la creación de un fondo especial para el mantenimiento del campo de Auschwitz haciendo así posible que no desaparezca.

El campo de Auschwitz fue establecido en una zona de Polonia ocupada por los nazis. Allí murieron más de 1 millón de personas: hambre, frío, castigos trabajos forzados, cámaras de gas, experimentos médicos. Es el mayor cementerio del mundo.

La entrada al campo de Auschwitz es gratuita, únicamente se cobra el servicio de guías. Son miles los españoles que acuden cada año a visitarlo.

La visita a Auschwitz debería ser una visita obligatoria para todas las personas. Es muy dificil escribir sobre aquel lugar: hay que verlo. Ver como unos (los perpetradores) clasificaban a las personas en útiles, no utiles, gitanos, homosexuales, judios, prisioneros políticos. Eran los médicos quienes hacían esa clasificación.

Hay que ver los miles de zapatos y de maletas, intentando centrarse únicamente en uno de ellos para intentar recordar la vida de esa persona.

Hay que ver las celdas de tortura, el paredón del bloque 11, las exposiciones.

Hay que ver....hay que pensar......

España, según la misma noticia no va a aportar nada al fondo de mantenimiento de Auschwitz.

España no puede permanecer ajena a un hecho que impregna y constituye la memoria común europea.
España, si quiere ser un país respetado internacionalmente ha de homologarse al resto de países y tener un discurso común con el resto de naciones en lo relacionado con la Historia europea y a las lecciones que se puede extraer.
España ha de recordar e incorporar a su discurso de Estado, que hubo españoles en casi todos los campos nazis. Mauthausen es llamado el campo de los españoles (más de 7000, de los que sobrevivieron unicamente 2000).
España ha de estar presente y con una delegación del más alto nivel, suponiendo que quiera ser considerada como una nación europea, en todas las ceremonias de Estado que se celebran en los campos nazis. En estas ceremonias ha de implicarse el Gobierno español, junto con los sobrevivientes y las asociaciones de exdeportados españoles.

En Auschwitz murieron 28 españoles.

Aunque sólo sea por Joaquin Corteillo, nacido en Valencia, muerto en Auschwitz y que figura erróneamente en la exposición como polaco, España ha de recordar a sus hijos y a los hijos de los otras víctimas que murieron en todos los campos nazis.


Mientras tanto no podremos considerarnos como europeos. Auschwitz está a 3 horas escasas de avión de España. Los españoles no podemos declararnos ajenos a uno de los hechos claves en la constitución de la memoria común europea.

La exigencia de que AUSCHWITZ no se repita es la primera de todas en la educación (Adorno 1966)

Auschwitz

Esos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud...
Que hablen más bajo...
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno
que esos tres poetas juntos.
Ya sé que Dante toca muy bien el violín...
¡Oh, el gran virtuoso!...
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres...
Y solo.
¡Solo!
Aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante... tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, "gran cicerone")
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue un aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa... otra cosa...
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
Tú... no tienes imaginación,
acuérdate que en tu "Infierno"
no hay un niño siquiera...
Y ese que ves ahí...
Está solo
¡Solo! Sin cicerone...
Esperando que se abran las puertas del infierno
que tú ¡pobre florentino!
No pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa... ¿cómo te diré?
¡Mira! Este lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos
los violines del mundo.
¿Me habéis entendido, poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud...
¡Hablad más bajo!
¡Tocad más bajo!...¡Chist!...
¡¡Callaos!!
Yo también soy un gran violinista...
Y he tocado en el infierno muchas veces...
Pero ahora aquí...
Rompo mi violín... y me callo.



Leon Felipe. Poeta español. Exiliado en Mexico (1884-1968)





martes, 30 de septiembre de 2014

Se inaugura un nuevo memorial en Berlín que recuerda a las personas discapacitadas asesinadas por los nazis









El 1 de octubre de 1939 Adolf Hitler autoriza a su médico personal, Karl Brant, a su secretario, Bouhler, a que a su vez autoricen a ciertos médicos para que procuren una muerte misericordiosa a aquellas personas afectadas de diferentes enfermedades y discapacidades que en la jerga nazi eran "vidas indignas de ser vividas".

Aunque el escrito, en el propio papel personal de Hitler, es firmado el 1 de Octubre de 1939, se le cambia la fecha para hacerlo coincidir con la invasión de Polonia (1 de septiembre de 1939). Se quería hacer creer a la población alemana que había un enemigo interior (todos los "inútiles" que consumían recursos necesarios para la población sana) y un enemigo exterior (los "infrahombres eslavos", en una primera fase, los polacos, y posteriormente por extensión, los eslavos y otros pueblos de Europa del Este).

La asi conocida como Aktion T4, produjo desde 1939 hasta 1941, el asesinato industrial y médicamente supervisado de más de 70000 alemanes aquejados de discapacidades, enfermedades psiquiátricas y problemas hereditarios utilizando cámaras de gas de Monóxido de Carbono.

Posteriormente la acción a partir de 1941 se llevó a cabo mediante inyecciones letales de psicofármacos. De esta forma se exterminó en torno a 130000 personas.

Tras el desmantelamiento de la Operación T4, la experiencia en el asesinato de los enfermos fue clave para el diseño de la así llamada Solución Final al Problema Judío en los campos de exterminio. Los mismos médicos y enfermeras expertos en el asesinato de enfermos fueron, en muchos casos, quienes llevaron a cabo una gran parte de los asesinatos del Holocausto.

El pasado 1 de Septiembre se ha inaugurado en Berlín un nuevo memorial que recuerda el asesinato de las personas discapacitadas. Está situado en el solar que ocuparon las oficinas de las oficinas (Tiergarten Strasse 4, de ahí el nombre de T4 Aktion) dónde se llevaba a cabo la selección de aquellas personas destinadas a desaparecer por no encajar con el ideal de la raza aria.

Nuevo memorial

Se une a una linea geográfica que comienza en el Memorial de los judios europeos, sigue por el Memorial de los Homosexuales, continua en el nuevo memorial de los discapacitados y finaliza en el memorial de los gitanos.

Memorial de los Judios Europeos

Memorial de los homosexuales

Memorial de los gitanos
En Alemania es ubicua la presencia de memoriales que recuerdan el trágico pasado alemán durante el nazismo y a las víctimas del Holocausto. Hay quién piensa que es excesivo tanto monumento y tanto "pedir perdón".

El nuevo monumento está formado por un largo cristal en el que  nos podemos reflejar, tal vez porque alguna vez puede que lleguemos a ser también personas discapacitadas y sin valor. En algún momento alguien puede pensar que no tenemos derecho a la vida y que somos una causa de gasto sanitario y social.

Hoy se cumplen 75 años de aquella barbarie.

Memorial a las personas discapacitadas asesinadas por los nazis


jueves, 18 de septiembre de 2014

Medicine in nazi Germany. Historical Perspectives and Ethical Reflections. International Symposium Berlin October 22-24, 2014.

From 1933 to 1945, some German physicians, bioscientists, and nurses committed violations of medical and professional ethics. Knowing the past and the role played by Nazi doctors reinforces the need to stress bioethics and professionalism in the training and development of healthcare workers and we hope to provide knowledge for today that will prevent the repetition of previous errors.

By organizing a first seminar, hosted in emblematic places such as Wannsee Haus and Sachsenhausen Memorial, with keynote speakers and workshops, we can both increase knowledge of the complex history of the Medicine under the Third Reich and provide a forum for the exchange of researching and educational experiences.

Lectures and workshops:


  • Medicine without humanity.
  • The SS camp doctors.
  • Medical experiments.
  • Prisoner doctors.
  • "Aryanization" of Medicine.
  • Racial laws in nazi Germany.
  • Medicine and the Holocaust.
  • Inclusion/exclusion in medicine.
  • Murder of ill and handicapped during National Socialism.
  • Compulsory sterilization.
  • Educational programs: how to teach ethical values to our students?
Venues:

Sachsenhausen Camp. Pathological Ward.
Brandenburg an der Havel Memorial (place of murder of disabled people during nazism)

House of the Conference Wannsee Berlin

For more information: http://www.medicineinnazigermany.com/



Symposium sobre Medicina en la Alemania nazi



Casa de la Conferencia de Wannsee (Berlín)
Próximamente se va a celebrar en Berlin un symposium sobre Medicina en la Alemania nazi: Medicine in nazi Germany. Historical Perspectives and Ethical Reflections.

Se trata de un symposium internacional que reunirá a muchos expertos sobre Medicina, nazismo y Holocausto, de diferentes países (Francia, Estados Unidos, Israel, España, Reino Unido, Alemania y Polonia). Se analizarán diferentes temas como: el papel de los médicos en el nazismo, experimentos médicos, y los médicos prisioneros, y los dilemas éticos, entre otros.


El symposium se complementará con visitas a lugares de memoria como el campo de concentración de Sachsenhausen, la Casa de la Conferencia de Wannsee en Berlín (dónde se llevó a cabo la reunión que selló el destino los judíos europeos), y el centro de exterminio  de enfermos ubicado en Brandenburg (uno de los centros de la mal llamada "Eutanasia nazi" y que no era más que un lugar dónde se asesinó a ciertos enfermos y discapacitados).

Campo de Sachsenhausen (Salas de Anatomía Patologica)
Campo de Sachsenhausen
Memorial de Brandenburg
En esos mismos lugares se llevarán a cabo las ponencias y talleres.

Se expondrán también experiencias pedagógicas sobre Medicina y Holocausto para estudiantes de Medicina, incluyendo los viajes de estudios como una forma de enseñar valores profesionales en los mismos lugares donde sucedieron los hechos.

El aspecto más importante del symposium es como utilizar las lecciones del Holocausto para la medicina actual.

Más información en: http://www.medicineinnazigermany.com/

domingo, 10 de agosto de 2014

Tropezando con el pasado de Alemania. Las Stolpersteine

Paseando por ciudades y pueblos alemanes, el viandante puede tropezar sin querer con unas pequeñas plazas doradas incrustadas en el suelo. Se llaman Stolpersteine. Miden 10 cm de lado y están formadas por un pequeño bloque de hormigón recubierto de una placa dorada. En la placa pone: Aquí vivió, o aquí trabajó.....aquí enseñó... y el nombre de alguna víctima del nazismo (judío, gitano, homosexual, testigo de Jehová, discapacitado, u opositor político) junto con su triste final.



El autor de la iniciativa fue el artista alemán Gunter Demnig. Las piezas se construyen manualmente, una a una,  para resaltar la personificación de las víctimas, ya que la matanza de todas las víctimas del nazismo era un proceso totalmente industrial.

Las piedras con la placa dorada se incrustan en el suelo, pero un poco por encima del nivel del mismo, para que el viandante "tropiece...mire...y recuerde a sus vecinos". Según Demnig y recordando al Talmud: "Una persona sólo es olvidada cuando se olvida su nombre". Hay más de 45000 placas repartidas por toda Europa.



Toda una lección para el recuerdo de las víctimas. Toda una lección desde Alemania para aquellos países que niegan y reniegan del pasado y permiten que no sólo haya víctimas no recordadas sino que miles de ellas sigan en las cunetas. En España no sólo no se recuerda a los desaparecidos sino que se ensalza a los perpetradores.

Paseando hace poco por una ciudad cercana a Frankfurt, en una calle principal paralela a la del hospital tropecé con muchas Stolpersteine. Hoy en día la calle alberga a una multitud de consultas médicas. El cercano hospital ya estaba allí en el siglo XIX. A buen seguro alguna placa correspondería a algún médico judío u opositor al nazismo.

En Berlín hay también muchas Stolpersteine. Querría detenerme en la del Dr. Julius Moses (Posen 1868-Campo de Theresiendstadt, República Checa 1942), médico, diputado, socialdemócrata y judío. Fue un verdadero reformista social proponiendo leyes que mejoraran la salud reproductiva de las mujeres trabajadoras y su acceso a métodos contraceptivos. Propuso también la reducción de horas de trabajo para las mujeres embarazadas, descanso tras el parto, y otras medidas sociales en el lugar de trabajo.

Dr. Julius Moses










El Dr. Julius Moses también es conocido por ser uno de los inspiradores de los códigos éticos para la protección de las personas que participan en investigaciones médicas. Tras el escándalo protagonizado por Albert Neisser (conocido por ser el descubridor de la bacteria productora de la gonorrea y porque inoculó suero con sifilis a prostitutas para ver la evolución de la enfermedad, por supuesto sin decirle nada a las pacientes) se aprobaron en 1900 unas Directrices para la Investigación. Estas normas para su época fueron muy avanzadas (consentimiento informado, prohibición de investigar con niños, necesidad de un responsable médico, mantenimiento de sistemas de información).



Un nuevo escándalo en 1930 cuyas víctimas mortales fueron precisamente 70 niños que fueron inoculados con vacuna BCG, y que Moses denominó la Danza de la Muerte de Lübeck, aludiendo al retablo de la Catedral de Lübeck produjo que en 1931 se aprobara una nueva ley para la protección de las personas. Esta ley todavía tenía más garantias que la de 1900. Entre otras contenía las siguientes instrucciones:

"Los experimentos deben hacerse acuerdo con  los principios de la Etica Médica y seguir las reglas del arte y ciencia médicas. Los riesgos deben sopesarse respecto a los beneficios. Debe haber experiencias previas en animales. Se debe tener un cuidado especial en menores de 18 años y si se usan microorganismos vivos. Debe haber consentimiento del sujeto, previa explicación, salvo situaciones urgentes. No hay que aprovecharse de personas desfavorecidas. No hay que experimentar en moribundos. El investigador ha de ser competente.La publicación de los resultados debe respetar la dignidad del paciente y los mandatos de la Humanidad".

Esta ley siguió vigente durante el nazismo, pero claramente no sirvió para parar las atrocidades cometidas por los médicos nazis en nombre de la Ciencia.

Se cree que estas leyes fueron el germen del Código de Nüremberg del cual emana toda la doctrina sobre la experimentación con seres humanos.

El Dr. Moses con una gran clarividencia avisa ya en 1932 de lo que iba a suceder con la Medicina alemana el día que llegaran los nazis al poder:

Todo lo que ha sido considerado hasta ahora como el supremo precepto de la Medicina no será considerado como tal por los nazis. En su deseo de hacer una guerra contra los que “no tienen valor ni esperanza” y deshacerse de ellos, estos pacientes tendrán pocas posibilidades de salvarse, serán destinados a la aniquilación, y el médico será elegido para esta tarea. El médico llegará a ser un asesino”. Der Kassenartz (1932)

Se incluye un video sobre el proceso de colocación de las Stolpersteine.

El siguiente video trata también de las Stolpersteine, las piedras que hacen tropezar y ..... RECORDAR.


jueves, 31 de julio de 2014

Los que sobraban. Un nuevo libro sobre el asesinato de los enfermos en la Alemania nazi

Recientemente se ha publicado otro libro del historiador alemán Götz Aly, sobre el exterminio de las personas discapacitadas en la Alemania nazi.

Como hemos comentado otras veces en este blog, entre 1939 y 1945 más de 200000 alemanes con enfermedades psiquiátricas y diferentes discapacidades fueron asesinadas. En torno a 70273 fueron asesinadas en cámaras de gas utilizando Monóxido de Carbono y aproximadamente otras 130-150000 fueron asesinadas mediante inyecciones letales de medicamentos como morfina, escopolamina y barbitúricos.

La colaboración por parte de los médicos fue clave, y la experiencia acumulada fue clave en el posterior desarrollo e implementación de la así llamada Solución Final al Problema Judío, mediante el asesinato de los mismos en las cámaras de gas de los campos nazis establecidos en la Polonia ocupada.

Götz Aly en su nuevo libro: Los que sobraban, plantea observaciones y preguntas dirigidas a la sociedad alemana de entonces y a la de ahora. Preguntas, observaciones, verdaderamente difíciles de responder.

No se puede negar el clima creado en la Alemania nazi proclive a liberarse de todo aquello que pudiera resultar nocivo para la raza superior, y que además en el caso de los enfermos supusiera una carga para la sociedad: libros, películas, propaganda....todo trataba de crear un clima favorable.
Ejemplo de problema de Matemáticas en un libro escolar
El mantenimiento de una institución que acoja a 130 “retrasados mentales” costaría 104,000 RM al año. Ese dinero bastaría para construir 17 casas para familias sanas de clase trabajadora.
 “Los enfermos genéticos son una amenaza para las personas”
60000 marcos es lo que cuesta cuidar  a este enfermo a lo largo de su vida.
¡Camarada es tu dinero!

Plantea en el libro que es necesario recuperar el nombre y apellidos de las víctimas para poder honrarles. No pueden permanecer en el olvido. Las familias han conservado las fotos de sus hijos, maridos, muertos en la guerra, pero ¿dónde están las fotos de las personas discapacitadas que fueron asesinadas? En los libros se hace alusión a algunas víctimas, con su nombre, pero sin el apellido, ¿por que no recordarlas, por que no honrarlas?

Por otro lado de forma muy valiente plantea que las familias alemanas "sabían lo que querían saber". Hay que reconocer que un paciente crónico, o afecto de cualquier discapacidad no deja de ser algo que puede distorsionar la vida de una familia y que ello provoca estres y disfunciones. Por otro lado se hace necesario disponer de diferentes tipos de ayudas sociales para poder atender adecuadamente al paciente. Y por último hay que tener en cuenta que una familia con un paciente afecto de diferentes enfermedades podía ser vista en aquella Alemania como una "familia contaminada genéticamente". ¿Que pasaría con esos hijos cuando sus padres desaparecieran? ¿Quién les cuidaría? ¿No podría ser más "humano", que no sufrieran más?.

Podría ser una liberación para las familias recibir una carta en la que se dijera que su hijo, padre, hermano, había fallecido de una muerte natural tras recibir un cuidado adecuado.

Por ello, Götz Aly, expone que únicamente un 10% de las familias se opusieron y que algunas de ellas consiguieron que sus familiares no fueran a la cámara de gas. Estima que un 80% de las familias estuvieron de acuerdo en una forma u otra (o miraron para otro lado), un 10% se opuso, y otro 10% fue indiferente.

Según Aly, uno de cada 8 alemanes o austriacos de más de 25 años de edad cuyas raíces se remonten hasta el Imperio Alemán de 1900 estaría directamente emparentado con una persona discapacitada asesinada entre 1939 y 1945.

Alemania se ha enfrentado en este tema durante años con una verdadera conspiración de silencio. Es muy duro poder comprobar como muchas familias miraron para otro lado mientras otros, caso de los médicos, decidían el destino de los enfermos.

Una última observación: aunque el exterminio de los enfermos se denominó y se denomina Operación Eutanasia, es un verdadero eufemismo, ya que se trató de un verdadero asesinato que en nada contó con el deseo ni la opinión de los enfermos.




sábado, 12 de julio de 2014

La fábrica de cepillos de Otto Weidt. Un alemán salvador de los judíos

Afortunadamente en medio de la tragedia siempre hay alguien que demuestra lo mejor de los seres humanos.

Otto Weidt fue una de esas personas. Ocultó y dió cobijo en su fábrica a judíos durante el nazismo. Otto Weidt era propietario de una fábrica de cepillos que empleaba a discapacitados, sobre todo personas con dificultades visuales y auditivas. Imaginemos: judíos y discapacitados, uno de las peores combinaciones, un riesgo de degeneración para la raza aria.

Otto Weidt

Otto Weidt intentó por todos los medios demostrar a los nazis que su fábrica era de una importancia capital para el esfuerzo de guerra y que los trabajadores (judíos y discapacitados) eran imprescindibles y por tanto no susceptibles de ser trasladados a los guetos y a los campos.

Otto Weidt con sus trabajadores
Imagen del museo y de la fábrica
Imagen de los cepillos que se fabricaban
Habitación en la que se ocultaba a judíos

En la fábrica incluso tenía habitaciones secretas para poder ocultar a judíos que estaban en mayor peligro. Ocultó a personas como a Inge Deutchskron (leer en el link su testimonio) y a otras les facilitó identidades falsas.

Inga Deutschkron, salvada por Otto Weidt.

Hoy en Berlín, al lado del Museo de Ana Frank, en el mismo pasadizo hay un pequeño museo dedicado a Otto Weidt. También en los aledaños hay un museo dedicado a los que se resistieron al nazismo.

Entrada al Museo de Otto Weidt
Museo de los Héroes Silenciosos

Nos enseñan que siempre puede haber una luz en la oscuridad.

"Quién salva, una vida salva a la Humanidad" (Talmud)


domingo, 22 de junio de 2014

La familia Ovitz. Los enanos de Auschwitz

Hemos comentado en diferentes ocasiones en este blog acerca de la obsesión del nazismo por alcanzar una raza pura y de como la Medicina se convierte en el brazo ejecutor de los objetivos del estado nacionalsocialista.

Judíos, gitanos, personas con discapacidades, homosexuales son todos vistos como unos elementos capaces de hacer que degenere la raza aria.

Curiosamente hubo un pequeño grupo de personas a los que su "diferencia" les hizo sobrevivir. Nos referimos a los enanos que fueron victimas de los experimentos de Josef Mengele.

Familia Ovitz

Cuando a partir de 1942 los nazis deciden llevar a su último término la así llamada Solución Final al Problema Judio, que no era otra cosa que el eufemismo que identificaba al exterminio masivo e industrial de los judíos, noche y dia trenes llegaban a los campos de la muerte desde todos los rincones de Europa.


Alli, en la rampa de Auschwitz, los médicos hacían la selección. Mujeres, hombres de edad avanzada, niños, o personas con aspecto no saludable eran llevadas a la cámara de gas. Hombres y mujeres jóvenes eran destinados al trabajo esclavo. Los soldados que estaban en la rampa tenían la instrucción de localizar a personas que tuvieran algún defecto o anormalidad concreta para ser utilizados en experimentos médicos. Así, recorrían los andenes gritando: ¡¡Gemelos, enanos!!. El viernes 19 de mayo de 1944 fue un día de suerte para Mengele. En el tren llegó la familia Ovitz, formada por 7 enanos que se dedicaban al mundo del espectáculo.

Ser diferentes les salvó. No podían realizar ningún trabajo, pero eran útiles para los experimentos de Mengele.

La Familia Ovitz procedia de un pueblo hungaro llamado Rozavlea (actualmente pertenece a Rumania). Eran judíos religiosos y formaban una troupe que se ganaba la vida actuando en teatros. Alcanzaron una gran fama por sus actuaciones.

Pero sufrieron lo mismo que el resto de judíos: imposibilidad de trabajar, exclusión social, ser obligados a llevar una estrella, ser confinados en un gueto (Maramures 1944) y por último el traslado a un campo de exterminio.

Los Ovitz dejando el gueto, camino a Auschwitz

Tras su llegada a Auschwitz comenzaron a ser objeto de diferentes experimentos: inyecciones de sustancias en los ojos que les dejaban temporalmente ciegos, extracciones de sangre que les debilitaban, administración intravenosa de sustancias desconocidas, mediciones, radiografías, arrancamiento de pestañas, cejas....

Perla Ovitz nos dice:

“Cada pocos días los médicos nos sacaban sangre. Desde la noche antes no podíamos comer. Era una jeringa muy grande, y era enorme la cantidad de sangre que nos sacaban. Nos quedábamos exhaustos porque ya estábamos muy débiles y hambrientos.  Eso no detenía a Mengele. Él tenía que acostarnos y cuando nos recobrábamos nos sacaban sangre otra vez. Los médicos y las enfermeras eran también prisioneros y no intentaban evitarnos el dolor. Nos pinchaban sin cuidado. A menudo nos sentíamos mareados y vomitábamos mucho. Cuando volvimos al barracón nos derrumbábamos en las literas pero antes de recuperarnos nuevamente éramos llamados para una nueva extracción.
El Dr. Mengele nunca nos pegaba, chillaba o insultaba. Todos sabíamos que él era despiadado y capaz de los comportamientos más sádicos…Pero a pesar de todo cuando iba a nuestra habitación cambiaba de conducta, se calmaba llegando a ser una persona amable. Cuando estaba de buen humor la gente decía: va a ver a los enanos…Era una bestia amable. Nosotros siempre nos preguntábamos como un hombre como él podía haber llegado a ser un nazi… A menudo decía: con vosotros tengo trabajo para 20 años.

No sé qué experimentos médicos concretos hicieron con nosotros…A menudo nos ponían unas gotas en los ojos que nos dejaba ciegos casi todo el día. Nos ponían inyecciones en los oídos y en casi todos los órganos…”




Petición de análisis de sangre de los hermanos Ovitz firmada por Mengele

Llegaron incluso a ser expuestos desnudos y se les filmó delante de todos lo oficiales nazis con motivo de una celebración.

Mengele para ellos era una figura contradictoria. Conocían y eran víctimas de su perversidad, pero a la vez le estaban en cierto modo agradecidos porque les mantenía con vida. La familia Ovitz pensaba que viviría ya que Mengele les decía que tenía trabajo con ellos para veinte años. Había incluso quién decía que cuando Mengele estaba con "sus enanos" tenía mejor humor.

Otros no tuvieron la misma suerte. Otro enano, Alexander Katan, holandés, erudito, políglota, economista, empresario, preso número 13992 del campo de Mauthausen (Austria), fue objeto de experimentos médicos y cuando ya no fue útil, fue asesinado con una inyección letal el 27 d enero de 1943, por el Dr. Karl Gross. Su esqueleto fue preservado y enviado a la Facultad de Medicina de Graz. Su imagen y sus radiografías estuvieron expuestas en el Museo del campo de Mauthausen. Una acción internacional llevada a cabo por su hijo y por el Gobierno Holandés consiguieron la retirada de dichas imágenes. No obstante la universidad de Graz no ha sido capaz de dar información acerca del paradero del esqueleto de Alexander Katan. No obstante la lucha de su hijo continúa.

Alexander Katan con su familia

Alexander Katan con su hijo
Alexander Katan en el campo de Mauthausen (Austria)

En un mundo que buscaba la uniformidad, la perfección y que trataba de extirpar los defectos de cualquier tipo, la diferencia de los Ovitz les salvó la vida. Es la venganza de los débiles (?) contra los fuertes, éstos desaparecieron y quedaron los "otros" los que teoricamente iban a desaparecer.

Información extraída de la obra: Giants. The Dwarfs of Auschwitz. Yheuda Koren. Eilat Negev.




Desde el punto de vista médico, la familia Orvitz sufría de seudoacondroplasia. La seudoacondroplasia es una enfermedad que se hereda de forma autosómica dominante. Aparece en 1/60000 nacimientos. Como rasgos más importantes tiene que la cabeza, tronco y orgános internos son de tamaño habitual, pero los brazos y las piernas son cortas. El defecto genético se identificó en 1995 por la profesora Jacqueline Hecht.
En el 80% de los casos el defecto aparece por una mutación genética no por  herencia. No obstante un descendiente de una persona acondroplásica y de otra de talla habitual tiene un 50% de posibilidades de nacer con seudoacondroplasia.

sábado, 14 de junio de 2014

Las personas con sordera fueron víctimas del nazismo.

El nazismo buscaba una sociedad uniforme en la que sus miembros no tuvieran ningún tipo de tara física ni psíquica. El otro, el desigual, el diferente, era primero identificado y posteriormente en unos casos esterilizado y en otros asesinado.

El Decreto de esterilización promulgado en la Alemania nazi en 1933 permitió la esterilización forzada de al menos 400000 alemanes portadores de algunas enfermedades como ceguera y sordera congénita, epilépticos, discapacidades físicas y psiquicas, o simplemente por tener un color de piel diferente (mestizos, mulatos) o pertenecer al pueblo gitano. Fueron esterilizadas aproximadamente 17000 personas con deficit auditivo.

Todas estas características se veían como un riesgo para la raza aria y una degeneración, por tanto primero esterilizar y posteriormente eliminar.

Los sordos eran otra fuente posible de degeneración para la raza, no podían participar en las celebraciones del Partido nazi, no podían cantar los himnos. No obstante llegó a haber un escuadrón de sordos dentro de las SA.

La información sobre los niños con problemas auditivos, necesaria para implementar la esterilizacion fue directamente suministrada por los colegios y centros de terapia. Se crearon una especie de "jurados genéticos" integrados por médicos, abogados y jueces que dictaminaban a quién se debería esterilizar. Era posible apelar la decisión, pero menos del 5% fueron aceptadas.

Fueron esterilizados como el resto de "diferentes" utilizando radiación o técnicas quirúrgicas (muchas de ellas realizadas de forma brutal y no exentas de graves complicaciones). Años después algunos de las personas con problemas auditivos fueron eliminadas dentro del Programa T4 (el asesinato de los enfermos y discapacitados) ya que los médicos pensaban que muchas de las personas sordomudas eran deficientes mentales ya que no habían alcanzado el grado de madurez "normal". Lógicamente no eran capaces de reflexionar acerca de la influencia de la discapacidad auditiva en el desarrollo de las personas. La eliminación de las personas sordas fue llevada a cabo mediante inyecciones letales o en las cámaras de gas utilizando monóxido de Carbono. El asesinato de los enfermos y discapacitados fue la acción precursora de la así llamada Solución Final al problema judío. Tras el asesinato eran llevados a hornos crematorios y sus cenizas eran enviadas a las familias, diciendo que habían muerto de muerte natural:  misma sistemática, mismo proceso. Aproximadamente 1600 niños sordos fueron asesinados de esta forma. Ellos, enfermos y discapacitados fueron las primeras víctimas.

Se adjunta un link que lleva a una conferencia celebrada en el Museo del Holocausto de Washington sobre la persecución de las personas sordas en la Alemania nazi.
No estamos solos (muchos otros países lo han hecho)


No obstante es necesario recordar que la primera ley sobre la esterilización de los discapacitados fue aprobada por el Estado de Indiana, Estados Unidos, en 1907. Para los años 20, la mayoría de estados de Estados Unidos habian promulgado leyes en el mismo sentido, al igual que Suecia, Suiza, Reino Unido, y países nórdicos. La Eugenesia buscaba extirpar de la sociedad cualquier rasgo susceptible de transmitir lo que para ellos era una degeneración y que además podía suponer un coste de tratamiento.

Los nazis simplemente llevaron a cabo de forma extrema lo que otros países no pudieron hacer aunque les hubiera gustado hacerlo.




Se adjunta un video muy interesante sobre la persecución de las personas con problemas auditivos en la Alemania nazi. Primero fue la esterilizacion y posteriormente el asesinato de muchos de ellos.


sábado, 17 de mayo de 2014

Un nuevo libro sobre los españoles en los campos nazis.

El libro al que en esta ocasión quiero hacer referencia no es un libro sobre Medicina y Holocausto. Se trata de una obra que recoge los testimonios de los últimos españoles sobrevivientes de los campos nazis.

Se trata del libro: Vivos en el averno nazi, de Montserrat Llor (Crítica 2014).


Aunque todavía no es un hecho muy conocido por la sociedad española que aproximadamente 10000 españoles compartieron el destino de judios, gitanos, asociales, y homosexuales en los campos nazis, libros como éste nos ayudan a todos a conocer nuestro pasado como españoles y como europeos.

El libro recoge testimonios de españoles que fueron deportados por los nazis a los campos de Ravensbrück, y sobre todo a Mauthausen, "el campo de los españoles".


Podemos leer en los testimonios el sufrimiento, el dolor, la enfermedad, los castigos, el hambre, el trabajo esclavo y extenuante, el frío, la desesperanza, pero también la resistencia y el deseo de poder sobrevivir para poder contarlo y que el mundo conociera el terror de los campos de concentración y exterminio.

Gracias a la resistencia de los españoles, su tenacidad y organización se pudieron sacar del campo muchas fotografías que fueron una prueba irrefutable sobre la actuación de los nazis. Estas pruebas se presentaron en el Juicio de Nüremberg contra los criminales nazis, actuando como testigo Francisco Boix, fotógrafo del campo, y único español que declaró en los juicios.

Entre los 20 testimonios del libro podemos leer como los médicos experimentaban con los prisioneros, incluso con los españoles (ver la entrada de este blog sobre Marcelino Bilbao). Se puede también leer cómo los médicos administraban inyecciones letales de benzol en el corazón a aquellos que ya no podían aguantar aquel infierno, o cómo algunos españoles prisioneros en Mauthausen fueron asesinados mediante envenenamiento con gas en el cercano castillo de Hartheim (ver entrada sobre Hartheim en este blog), uno de los lugares dónde se asesinaron a miles de enfermos alemanes (discapacitados, enfermos psíquicos).

Marcelino Bilbao último sobreviviente de experimentos médicos nazis

Prisioneras como Neus Catalá o Lise London cuentan como ellas vieron los resultados de los experimentos que hicieron los médicos nazis en el campo de Ravensbrück "el campo de las mujeres". Allí los cirujanos extirparon huesos y tendones a las prisioneras polacas. Les producían de forma artificial graves heridas y no permitian que estas se curaran, les echaban en las heridas: tierra, restos de cristal, madera o agua estancada, en un intento de reproducir las heridas de guerra y estudiar los diferentes métodos de curación. Eran llamadas las "petit lapin" (conejitos)  ya que al tener seccionados los tendones de las piernas no podían andar correctamente y lo hacían a saltos.

Libros como éste nos ayudan a conocer nuestra historia y a construir el futuro sin olvidar nuestro pasado más reciente.


Recientemente se ha estrenado una obra de teatro que bajo el título de Triángulo Azul (ver video) pone delante de nuestros ojos el sufrimiento de los españoles en el campo de Mauthausen.





miércoles, 14 de mayo de 2014

La investigación del Hambre en el gueto de Varsovia.

En las últimas entradas del blog hemos hablado acerca de las condiciones de vida tan trágicas que sufrieron los judíos en el gueto de Varsovia.

Hubo quién no se desesperó y siguió haciendo lo que debía de hacer. Médicos y enfermeras nos dieron un ejemplo, no se rindieron.

En el gueto funcionó una facultad de Medicina y una escuela de Enfermería. Las autoridades judias del gueto organizaron los servicios sanitarios: hospitales, consultorios, orfanatos y servicios mortuorios.

Algunos médicos previeron su fin: sabían que iban a morir y decidieron dejarnos una prueba de sus resistencia. Investigaron sobre el problema de salud que sufrían con más frecuencia sus pacientes: el hambre. Por primera vez, y probablemente por última, investigadores e investigados sufrían el mismo problema, el hambre.

El estudio pionero en su tiempo y todavía no superado, es un ejemplo de rigor científico y sobre todo de resistencia. Utilizaron todos los pocos medios que tenían a su disposición.

Participaron de la investigación 28 médicos, que analizaron las consecuencias del hambre en el ser humano. A veces los “pacientes” recibían por su participación una rodaja de pan. Recordemos que la dieta media de los habitantes del gueto era de 186 calorías por día.



La investigación fue realizada según todos los criterios profesionales empíricos y cualitativos. Como grupo de control fueron utilizados voluntarios que ayudados por los organizadores del contrabando en el Gueto, tenían suficiente alimentos.



Los temas estudiados fueron la anatomía y la patología del hambre, la influencia del hambre al desarrollo del metabolismo de los niños y los adultos, su repercusión en los ojos, y en el aparato circulatorio y digestivo.



En los niños se examinaron tanto aspectos clínicos como los cambios en metabolismo, hematológicos, anatómicos y oftalmológicos. También se practicaron 3.658 autopsias, lo que normalmente no se practicaba en el Gueto. La Dra. Hana Braude-Heller, investigo la influencia del hambre en los niños. El Dr. Emil Apfelbaum investigo acerca de la influencia del hambre en el sistema sanguíneo circulatorio. El Dr. Sheinman sobre la sangre. La investigación comenzó en Febrero de 1942 y fue interrumpida en el verano de 1943, debido a la deportación de la mayoría de los judíos del Gueto de Varsovia al campo de exterminio Treblinka (se incluía un gran número de médicos).

 El Dr. Israel Milejkowski, en el prólogo del informe dice lo siguiente:

“La tragedia es imponente y nuestro idioma es demasiado humilde para describir la crueldad y la infinidad de nuestra desgracia y nuestra tragedia. La búsqueda de palabras es una tortura. El síntoma del hambre dejo su huella en las calles del gueto con cientos de cadáveres cubiertos con papel periódico. También los médicos sufrían de hambre constante y a pesar de ello no irrumpieron su trabajo de investigación por un solo momento. El objetivo de los nazis era claro: La eliminación a través del hambre. Este fue el peor enemigo dentro del Gueto.Mis últimas palabras, las dedico en su honor a ustedes, los médicos judíos del Gueto.

¿Qué puedo decirles, mis amados colegas y compañeros de sufrimiento?

Ustedes son sin duda parte de todos nosotros. La esclavitud, el hambre, las deportaciones y la muerte en nuestro gueto – son también el destino de ustedes.

Finaliza el Dr . Milejoswski con una frase que es todo un canto a la resistencia  y a los valores de los profesionales:

Ustedes, por medio de su trabajo, pueden dar a los asesinos la única respuesta: Non Omnis Moriar(No moriré completamente).




La Escuela de Enfermeria del Gueto de Varsovia.

Como comentamos en otra entrada en condiciones tan trágicas como las que sufrían los judíos en el gueto de Varsovia hubo quién no se resignó y siguió haciendo su trabajo.

Al igual que funcionó una facultad de medicina clandestina en el gueto de Varsovia, también existió una escuela de Enfermería. A diferencia de la facultad de medicina, la escuela de Enfermería fue la única institución educativa dentro del gueto que fue permitida por los nazis.

Luba Bielicka Blum, socialista y judía, fue su directora y tuvo que tomar decisiones muy complicadas. Cuando los nazis comienzan a vaciar el gueto de Varsovia y a trasladar a los judíos a los campos de exterminio exigen cuotas diarias de personas. Luba Blum tiene que facilitar nombres de alumnas que serían enviadas a los campos de exterminio. Ante tal dilema decide hacer un examen y las alumnas que obtuvieran peores notas eran las destinadas al traslado a los campos. Ella pregunta en el examen sobre la cardiopatía isquémica.

Luba Blum con su marido (Archivo Yad Vashem)

Cuando los nazis evacuan definitivamente el gueto y asesinan a todos los pacientes de los hospitales, Luba Blum consigue esconderse y poder pasar a la zona no judía.

Tras las guerra es nombrada directora de una casa de acogida de huerfanos en Otwock. Posteriormente vuelve a Varsovia donde nuevamente colabora en la apertura de la escuela de Enfermería. Recibió la medalla Florence Nightingale en 1966. Falleció en Varsovia en 1973.

Tumba de Luba Blum en el cementerio de Okopowa. Varsovia (Archivo Yad Vashem)

Placa que recuerda a Luba Blum en Varsovia