"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



sábado, 23 de diciembre de 2017

Visita a la exposición Auschwitz

El pasado 1 de diciembre se inauguró en las Salas del Canal en Madrid, la exposición Auschwitz. Se trata de una exposición patrocinada por el Museo de Auschwitz y que saca del campo por  primera vez más de 400 objetos reales.

Visitar la Exposición sobre Auschwitz es sumergirse en un hecho reciente de la Historia Europea que ha condicionado el mundo en el que vivimos.

Estas líneas no quieren ni pueden ser una guía a la exposición sino una serie de apuntes concretos  sobre una serie de historias y de objetos.

Fuera de la exposición hay un vagón de tren, similar al utilizado por los nazis para llevar a millones de personas a la muerte. Al lado del vagón el retrato de una niña. Se llamaba Settela Steibanch, uno de los rostros del Holocausto, una niña gitana deportada desde el campo de tránsito de Westerbork (Holanda) a Auschwitz.



Settela Steinbach

Al visitante al entrar en la muestra lo recibe una sala con un único zapato y restos de ruedas de trenes. ¿Por qué un zapato, por que unas ruedas de tren?


El zapato significa una de los millones de personas que pereció en el Holocausto. En el museo del campo de Auschwitz hay miles de zapatos. Pero, pensemos ¿de quién sería ese zapato? ¿Cómo era su vida, sus ilusiones, en que trabajaba, dónde vivía, como se podía llamar….? Probablemente impresione mas hacerse esas preguntas que ver pilas de miles de zapatos que intentan impresionar por la cantidad.

Y ¿por qué unas ruedas de tren? Sin los trenes, como símbolo de modernidad, el Holocausto no podría haber sido llevado a cabo.

Auschwitz está en el centro de Europa, pueden confluir allí las vías férreas que vienen de lugares tan alejados como Francia o Grecia. Era relativamente fácil trasladar a miles de personas desde los campos de concentración, guetos o campos de transito a los campos de la muerte.



Y ¿que fue Auschwitz? Auschwitz es el símbolo de la maldad humana, un campo de concentración, trabajo  y muerte. Un lugar dónde no sólo se exterminaba a judíos, gitanos y prisioneros de guerra en cámaras de gas sino mediante el trabajo forzado en la red de campos y subcampos que conformaba el gran complejo de Auschwitz. Buna Monowitz, uno de los campos, era una gran instalación petroquímica de las empresas IG Farben dónde se fabricaba gasolina y caucho sintético.



La exposición sigue un recorrido marcado por las secuelas de la I Guerra Mundial. Alemania sale de la guerra con una crisis moral, política, económica y social. La hiperinflación es explicada en la exposición con una serie de billetes de banco. Pensemos que una barra de pan valía 0,63 marcos en 1918 y que esa misma barra de pan término costando 201.000.000 millones de marcos en 1923. Desempleo, pobreza, crisis económica son situaciones en espera de un líder que arregle todos los problemas y de un enemigo común, de un chivo expiatorio, en este caso los judíos que para los nazis eran responsables de la mísera alemana y de todos los males de la Humanidad.

El odio se enseña, el odio era algo normal en la sociedad alemana de la época. Fruto de ese interés por enseñar a odiar se nos presenta en la exposición un juego de mesa llamado Juden Raus. El título no deja lugar a dudas (judíos fuera). Ganaba el juego quién conseguía expulsar a los judíos de Alemania y quedarse con sus bienes.



Pero no sólo se enseña a odiar jugando sino también leyendo y en la escuela. Al lado del Juden Raus hay un ejemplar del libro escolar El  Hongo Venenoso que contiene muchos estereotipos que ilustran a los jóvenes sobre lo que es bueno y lo que es malo, lo puro y lo impuro, y lo judío y lo ario.

El médico judio y la joven aria

Los que hemos tenido la ocasión de poder tener en nuestras manos estos libros hemos sentido una sensación difícil de explicar: libros para enseñar a odiar, juguetes para odiar. ¿Qué sentiría el maestro que comentara el libro con sus alumnos? ¿Y el padre, que jugaría con sus hijos a expulsar judíos?


Otro elemento que más adelante puede llamar la atención es la bata de un médico. ¿Por qué un médico nazi? Los médicos fueron el colectivo profesional alemán mas implicado en el nazismo  y en el Holocausto. Los médicos primero esterilizaron a las personas discapacitadas y posteriormente les asesinaron en cámaras de gas. George Renno, médico del centro de exterminio de enfermos de Hartheim, y dueño de la bata que se expone dice lo siguiente para justificar su colaboración en la matanza de los más débiles:

 “ No quisiera clasificar los hechos ocurridos en Hartheim con categorías como el Bien o el Mal, ya que éstas cambian a lo largo de la vida. No por el Bien o el Mal en sí, sino porque no está claro lo que es justo y lo que no lo es. En medicina las cosas cambian mucho; lo que hoy puede considerarse negativo mañana puede ser positivo. Yo personalmente tengo la conciencia tranquila. No me siento culpable como se sentiría la persona que dispara y mata a alguien. Después de haber visto morir a los enfermos tengo que decir que aquello no fue una tortura, sino más bien una liberación., aunque esto habría que afirmarlo con muchos matices. Se cometieron muchos errores, por supuesto, pero nunca hice nada intencionadamente que fuera en perjuicio de los enfermos… Estoy a punto de morir y de comenzar el viaje a la eternidad. Me siento tranquilo y relajado. No hay nada de lo que tenga que arrepentirme… No sentía nada en especial porque pensaba que la muerte era una liberación para ellos y porque el método elegido les deparaba una muerte dulce. Lo que más me incomodaba es que se hiciera en grupos de unas cuarenta personas. Yo hubiera considerado más adecuado introducir a dos o tres enfermos en la cámara de gas, y una vez que estuvieran cómodamente sentados o tumbados, hubiera introducido el gas letal para que murieran en paz”.


Se estima que Georg Renno entre 1.940-1.944, participó en la muerte de al menos 28.000 discapacitados.

Otros elementos de la exposición pueden parecer accesorios pero que son claves son los protocolos de la Conferencia de Wannsee. En ella se ultimaron los detalles logísticos del exterminio de los judíos europeos.

Un pequeño video de 1 minuto y 40 segundos sobre la matanza en Liepaja (Letonia) contiene unas de las imágenes más perturbadoras a las que se puede asistir y aunque duro es probablemente la única forma de representar otras del las fases del Holocausto, el así llamado Holocausto por balas.



En el video se ve la matanza a plena luz del día de un grupo de judíos por parte de alemanes, civiles y milicia local. Se pueden ver los tres actores del drama: victimas, perpetradores y testigos. Niños de pantalón corto asisten al asesinato como si de un espectáculo se tratara. Las imágenes ejemplifican la labor de los Einsatzgrüppen, tropas móviles que iban tras el ejército alemán limpiando el territorio de judíos y de opositores políticos. Se estima que con este sistema se eliminó en torno a 2 millones de judíos y de gitanos.

Pero ese sistema tenía varios problemas: poca distancia entre víctima y perpetrador y en palabras de Himmler no era un método humano ….para los perpetradores. Había que buscar métodos más humanos (para los verdugos), más rápidos y más baratos. Por ello se volvió la mirada a la matanza de los enfermos en las cámaras de gas y se aplicó el mismo sistema en los campos nazis de la muerte. Se trasladaba a las personas, se les decía que iban a recibir una ducha, se les asesinaba con Zyklon B (a diferencia de los enfermos que se les mataba con Monóxido de Carbono) y se quemaba sus restos en hornos crematorios.
Día y noche miles de personas eran llevadas a los campos de exterminio como Auschwitz y en el andén les recibía un médico, quien dictaminaba según el aspecto de la personas si podría ser útil como un trabajador esclavo o directamente era encaminado a la cámara de gas.

En la exposición se ve un par de botas negras, relucientes, una de las cosas que recuerdan los sobrevivientes. Para algunos fue prácticamente una de las últimas imágenes. Posiblemente las botas de un medico de las SS.




A la vez que algunos médicos y oficiales de las SS hacían esa selección otro grupo de los mismos verdugos a escasos 30 km de Auschwitz, en Solahutte,  se relajaba y descansaba de esa labor. Hay en la exposición una serie de fotos tomadas prácticamente en los mismos días que ilustran ese mundo sin sentido. A la vez que unos eran llevados a las cámaras de gas otros se relajaban, reían, cantaban o se ponían tristes porque se les había acabado una bandeja de grosellas. Algunos de los que aparecen en las fotos eran médicos de las SS. 






Es muy turbador ver lo que estaba sucediendo prácticamente a la vez.

Los médicos nazis en los campos no desempeñaban la función  de médicos. Los prisioneros no tuvieron ningún tipo de atención médica. La labor de los médicos consistía en la selección de personas para la cámara de gas y velar para que no aparecieran epidemias. Seleccionaban a barracones enteros de prisioneros para ser asesinados y así parar la extensión de enfermedades contagiosas. Algunos médicos utilizaron a los prisioneros para crueles experimentos médicos. 

En la exposición se ven algunos retratos de los mismos así como una camilla ginecológica y una serie de instrumentos quirúrgicos que no fueron utilizados para hacer el bien sino para procurar dolor y sufrimiento.



Y los objetos cotidianos: brochas, peines, objetos de tocador, menaje de cocina, maletas. Se les decía que iban a ser llevados hacia el Este a trabajar y que sólo cogieran 25 kg. ¿que meteríamos nosotros en una maleta de 25 kg? Algún libro, fotografías de nuestros seres queridos....cada objeto nos cuenta una historia y nos habla de una persona, de 6 millones de veces una persona.



El último panel de la exposición contiene información sobre los republicanos españoles deportados a los campos nazis. Hubo españoles en todos los campos nazis, aunque el más conocido sea el de Mauthausen. No olvidemos que los campos nazis son también parte de nuestra historia como españoles y como europeos. Es un tema que ha de ser conocido en toda España. 10000 españoles piden que se les recuerde como víctimas del nazismo, del Holocausto y del abandono de su propio país que en 1940, ya bajo la dictadura de Franco, quien dijo que no había españoles fuera de España, y así les llevó a la muerte.

FELICIANA PINTOS NAVAS.
 (El Barraco Avila, 1914-¿1996)
Sobreviviente de Auschwitz, Ravensbruck y Mauthausen

No hay en la exposición ni una sola imagen de cadáveres. Esa no es la forma de enseñar ni de aprender sobre el Holocausto. A esas personas no les gustaría que se les recordara como algo sin vida, sino como lo que eran: seres humanos como nosotros, con deseo de ser felices, de reír, de trabajar y de amar.

El visitante es despedido con un audiovisual que a buen seguro provocará alguna lágrima y en el que se ven a familias judías y gitanas; pobres, ricas, religiosas y no religiosas, que vivían en el campo o en las ciudades, gente como tú y como yo, que tenían una vida, que querían seguir con la vida y que la intolerancia, los prejuicios y sobre todo la indiferencia no se lo permitió. El titulo del audiovisual no deja lugar a dudas: “Lo que se perdió”. 

Te están diciendo: eres como nosotros, mira lo que nos pasó y que también a tí te puede pasar si triunfa el odio y todas las intolerancias, el odio al otro al diferente ya sea gitano, judio, musulmán, emigrante, pobre, enfermo, anciano, alto, bajo, sordo, ciego...

«Pensad que esto ha sucedido:
Os encomiendo estas palabras.
Grabadlas en vuestros corazones
Al estar en casa, al ir por la calle, 
Al acostaros, al levantaros; 
Repetídselas a vuestros hijos.
O que vuestra casa se derrumbe,
La enfermedad os imposibilite, 
Vuestros descendientes os vuelvan el rostro...». Primo Levi
"Sucedió, y por tanto puede volver a suceder" Primo Levi






jueves, 26 de octubre de 2017

Se inaugurará una exposición en Madrid sobre el campo de Auschwitz

El próximo día de 1 de diciembre de 2017  se inagurará en Madrid una exposición sobre el campo de Auschwitz.

La exposición, creada por la empresa Musealia y llevada a cabo con un gran apoyo desde el Museo Estatal del Campo de Auschwitz, tendrá su primera sede en Madrid, viajando posteriormente a otras ciudades europeas y americanas. Cuenta con la colaboración de Michael Berenbaum, Paul Salmons y Robert Jan Van Pelt, verdaderas autoridades en la pedagogía de la transmisión del Holocausto


Auschwitz - Short Film from Auschwitz on Vimeo.

La exposición contará con objetos originales así como con un barracón y un vagón de ganado de los utilizados para transportar personas.
Vagón de ganado utilizado para transportar personas a Auschwitz

Barracón de Auschwitz que se expondrá en Madrid
Auschwitz, el campo ubicado en la Polonia ocupada por los nazis, es el símbolo por antonomasia del Holocausto.

Auschwitz, el prototipo de campo nazi, mezcla de campo de exterminio, de concentración y de campo de trabajo. Hay que recordar que había en torno a 44 subcampos que dependían de la sede central de Auschwitz: fábricas de armamento, empresas químicas....lugares dónde se explotaba a las personas hasta la muerte.

Auschwitz, dónde se llevaron a cabo muchos experimentos médicos.

Auschwitz, de dónde nace la conciencia europea, la Declaración de Derechos Humanos y el mensaje "Nunca más".

Auschwitz, cuya visita debería ser una asignatura obligatoria para todas las personas.

Esta exposición debería ser un punto de inflexión en el conocimiento del Holocausto por los españoles. España no puede ni debe permanecer ajena a ese hecho histórico que ha condicionado la construcción europea..

Los visitantes han de conocer que hubo miles de personas que sufrieron y murieron en Auschwitz, no sólo judíos, sino prisioneros de guerra, prisioneros políticos, homosexuales, gitanos y que al menos 28 españoles murieron allí.

Es una ocasión de oro para que los españoles sepan que en torno a 10000 españoles fueron deportados a los campos nazis, siendo el campo de Mauthausen el que albergó el mayor contingente de nuestros compatriotas.

Es una gran ocasión para conocer que ningún país puede declararse ajeno a una tragedia que sucedió hace demasiado poco tiempo y muy cerca de nosotros, en el mismo corazón de Europa.

Auschwitz, no hace mucho tiempo y no muy lejos de aquí.

Más información en http://auschwitz.net/

lunes, 11 de septiembre de 2017

El flamenco pone voz a las víctimas españolas de los campos de concentración nazis

No todo está perdido. Hay escritores y artistas que conmovidos al conocer el sufrimiento de otros deciden implicarse en dar a conocer una de la forma que mejor lo pueden hacer.
Ese conocimiento, esa sensibilidad ha de llegar a otros para que algo tan sobrecogedor como la deportación española a los campos nazis sea algo conocido por todos los españoles.

El cantaor Nico Pelegrin estrenará en Londres su obra Flamenco de Libertad dónde pondrá voz y música al sufrimiento de 10000 españoles deportados a los campos de la muerte.

Imagen relacionada
Liberación del campo nazi de Mauthausen (Austria)

Españoles en Sachsenhausen, Natzweiler, Sttuthof, Buchenwald, Ravensbrück, Dachau, Ebensee, Mauthausen sobre todo, incluso Auschwitz, españoles compartiendo con judios, prisioneros de guerra, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová, opositores políticos, hambre, sufrimiento, muerte.

 

En cualquier país europeo la memoria de los deportados a los campos nazis forma parte de la propia historia del país y además es un elemento de cohesión y de memoria común con otros deportados europeos. España es diferente.

Enhorabuena a Nico Pelegrín por el estreno en Londres, pero ¿para cuando en cada ciudad de España el recuerdo a sus deportados?


domingo, 3 de septiembre de 2017

Rahel Hirsch, la primera mujer profesora de medicina en Prusia.

Paseando por cualquier calle de Berlín el viandante se puede tropezar tanto con una especie de ladrillos dorados en el pavimento (las Stolperstein) que recuerdan a victimas del Holocausto como con una serie de placas blancas en las paredes que recuerdan a otros berlineses que sufrieron persecución durante el nazismo.

En plena Kurfurstendäm, la calle más importante del Berlin hoy Oeste, hay una placa dedicada a Rahel Hirsch. ¿Quién era Rahel Hirsch?

https://www.gedenktafeln-in-berlin.de/uploads/tx_tafeln/Hirsch_Rahel.JPG

Era médico y fue la primera mujer profesora de Medicina en Prusia y la segunda que obtuvo una posicion docente en la facultad de Medicine del Charité en Berlín. Estudió fuera de Alemania ya que estaba prohibido que las mujeres fueran médicos.

Rahel nació en Frankufurt en 1870. Estudió Pedagogía y posteriormente Medicina en Estrasburgo y Zurich. Tras doctorarse entró a formar parte del hospital y de la facultad de medicina del Charité en Berlin.

Trabajó como medico asistente en el Charite, y fue nombrada Jefe del Policlínico pero sin salario ya que como mujer tenía prohibido desempeñar una función docente. Por ello tuvo que abrir su propia consulta de médico de cabecera. Aún asi las dificultades no la arredraron y presentó los resultados de sus investigaciones al cuerpo medico del Charité.

Ella descubrió el conocido como "efecto Hirsch" que consiste en la detección de granulos de almidón en sangre y en orina.

La doctora Rahel Hirsch

Las medidas excluyentes de los nazis (Leyes de ciudadanía, Ley de la sangre y el honor alemán) expulsó del funcionariado a médicos y abogados. A partir de 1938 tanto médicos como abogados judíos no pudieron ejercer su profesión. Judía, médico y mujer era una combinación muy peligrosa en la Alemania nazi.

Foto Rahel Hirsch, © bildbasis.de

Rahel Hirsch pudo huir a Londres, pero su titulación no fue reconocida y obtuvo un empleo como ayudante de laboratorio y como traductora.

Los ultimos años de su vida estuvieron dominados por la tristeza y la melancolía. Falleció en un hospital psiquiátrico londinense en 1953.

No sabemos todo lo que se perdió en el Holocausto. Fueron muchos los médicos y profesores expulsados de las universidades alemanas, exiliados o asesinados.

Hoy la Dra. Rahel Hirsch es recordada con un monumento en el campus del Hospital Charité, y se le dedicó una calle.

Monumento a Rahel Hirsch en el campus del Charité




jueves, 31 de agosto de 2017

Prohiben entrar a los gitanos a una piscina

A veces leer el periódico nos retrotrae a tiempos pasados. La prensa recoge una noticia en la que se refiere como en una piscina de Mallorca se prohibió entrar a los gitanos.

También se lee en la prensa que un hotel suizo obliga a los judios a ducharse antes de entrar a la piscina.

Dentro de la infinidad de medidas segregadoras y excluyentes dictadas por los nazis para su cumplimiento en Alemania y en todos los países ocupados era la prohibición de sentarse en ciertos bancos, en salir a la calle a ciertas horas, o de ir al colegio. Recordemos que médicos y abogados fueron excluidos de la profesión. Los niños judíos no podían tener mascotas ni bicicletas y las familias judías no podían tener aparatos de radio.

Niños franceses jugando un parque "prohibido para los judios"

Banco de un parque en la Alemania nazi: "Sólo para arios"

Pero una de las medidas más sorprendentes es la prohibición de bañarse en lagos o de entrar en piscinas públicas.

¿Que está pasando en el mundo?

Imagen de un libro de lectura infantil "Judios, no sois bienvenidos" (1935)
Los judíos no son aquí bienvenido (1935)

Entrada a una piscina pública en Alemania "Prohibido a los judíos"
Juego infantil "Judíos fuera"






viernes, 18 de agosto de 2017

Un español fue un enfermero improvisado en un campo nazi de las Islas del Canal de la Mancha

Hay historias que parecen sacadas de la imaginación, pero son totalmente reales.

Hemos comentado que en torno a 10000 españoles fueron deportados a los campos nazis. Hubo españoles casi en la práctica totalidad de dichos campos, aunque fue Mauthausen el campo que albergó el mayor número.

Los deportados fueron utilizados como mano de obra esclava y concretamente en algunas zonas su trabajo fueron utilizados  para reforzar fortificaciones o construir trincheras, casamatas o líneas defensivas.

El único territorio británico que fue ocupado por las tropas alemanas fueron las Islas del Canal de la Mancha (Jersey, Guernsey y Alderney). Allí se fortificaron las islas con el fin de prevenir el ataque de los aliados.



Una imagen insólita: un bobby inglés da instrucciones a un soldado alemán ocupante

Y alli fueron llevados españoles. Aunque la cifra concreta de deportados es desconocida, Martí Crespo en su libro: Esclavos de Hitler, menciona un total aproximado de 11800 personas de diferentes nacionalidades, entre ellos 1500-2000 españoles. Estos procedían de Francia y fueron capturados por los alemanes tras formar parte de las Compañias francesas de Trabajadores Extranjeros. Otros españoles fueron directamente capturados por los alemanes y llevados a las Islas del Canal. Los españoles encuadrados como trabajadores esclavos en la organización Todt fueron los encargados de llevar a cabo las fortificaciones de la Muralla del Atlántico.

En la Isla de Jersey llegó a haber 19 campos y en la de Guernsey 4, dónde llegó a haber 500 españoles.

Las condiciones en las que vivieron los deportados tanto españoles como polacos, o soviéticos fueron totalmente deplorables. Como siempre, frío, hambre, castigos y explotación hasta la muerte.

Martí Crespo cuenta en su libro la historia de Vicente Gasulla Solé, que actuó como un improvisado enfermero que ayudó a otros deportados. Con medios muy precarios y escasos intentaban ayudar a otros, como siempre, la solidaridad. Había incluso dos médicos llamados Terradas y García.

Las islas del Canal fueron abandonadas por los alemanes y cuando llegaron nuevamente los británicos metieron en campos otra vez a los trabajadores esclavos, ya que ¡habian colaborado con los nazis!

La II Guerra Mundial acabó y alguno de los españoles sobrevivientes se establecieron en Francia o incluso se quedaron a vivir en las islas. En su país como siempre: el olvido.

Uno de los sobrevivientes españoles, Francisco Font, conoció a una joven isleña, Catherine Fox, se casaron, y hoy uno de sus hijos, Gary Font, lucha por mantener el recuerdo de todos los trabajadores forzados obligados por los nazis a trabajar hasta la muerte.




Gary Font

Gary Font, preside el homenaje anual a los esclavos de Hitler. Un monumento, Westmount Memorial, recuerda a las 16000 victimas. Todos los años hay representaciones de alto nivel enviadas por los paises representados, España y su gobierno ¿dónde está?

Westmount Memorial 
Este post contiene información de la obra de Martí Crespo. Esclavos de Hitler. Republicanos en los campos nazis del Canal de la Mancha.

domingo, 25 de junio de 2017

La casa de la esperanza. Una historia del Zoo de Varsovia

Se acaba de estrenar la película "La Casa de la Esperanza". En ella se refleja la historia de los responsables del Zoo de Varsovia durante la ocupación nazi y de como ocultaron y salvaron  a muchos judíos.


Jan y Antonina Zabinski ocultaron en los sótanos del Zoo de Varsovia a muchos judíos. El zoo se convirtió en un lugar de tránsito hacia zonas más seguras.




En una entrada anterior de este blog ya nos habíamos referido a estos dos salvadores y a las intenciones de los nazis de recrear los uros, una especie de bisonte ya desaparecido y que para ellos era un símbolo de la pureza aria.

Jan y Antonina Zabinski fueron honrados por Israel  como Justos entre las Naciones.

Antonina Zabisnki

Jan Zabinski

domingo, 18 de junio de 2017

París homenaje a un protagonista de la Historia. Francisco Boix, un fotográfo en el campo nazi de Mauthausen (Austria)

Finalizada la II Guerra Mundial, las potencias vencedoras sentaron en el banquillo a los principales jerarcas nazis que fue posible detener y juzgar.

Las acusaciones sobre los crímenes de guerra y la pertenencia a un orden criminal fueron los principales cargos contra los acusados. De aquel juicio nace la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por ello nadie puede negar la trascendencia de ese juicio y de sus consecuencias.

En aquel proceso se trajeron a colación infinidad de documentos y se proyectaron por primera vez documentales sobre las atrocidades cometidas en los campos nazis de concentración y exterminio. Algunos de los acusados, caso de Kaltenbrunner, no sólo negaron su conocimiento o participación en aquellas acciones sino que incluso llegaron a negar que hubieran pisado un sólo campo. Hacían estas afirmaciones con total tranquilidad ya que sabían que las pruebas de su visita a los campos habían sido destruidas.
Himmler y Kaltenbrunner visitando Mauthausen

Primer Juicio de Nuremberg

Entonces el tribunal llamó a declarar a un sobreviviente del campo de Mauthausen (Austria),  un español llamado Francisco Boix. Francisco Boix, con la ayuda de otros españoles y la colaboración de Ana Pointer, que vivía en el pueblo de Mauthausen, sacaron clandestinamente del campo los negativos que probaban tanto los crímenes allí cometidos como la presencia de algunos de los acusados en el campo. Nadie ya lo podía negar. El testimonio de Francisco Boix fue clave tanto en el juicio de Nuremberg como en el de Dachau: el testimonio de un español. En este link se puede ver parte de su declaración y en este otro link se puede leer el contenido completo de la declaración.

Francisco Boix declarando en Nuremberg

Francisco Boix declarando en Dachau

Hace dos días los restos mortales de Francisco Boix fueron trasladados e inhumados en el Cementerio de Pere Lachaise en París, el cementerio dónde Francia entierra a sus héroes. Francisco Boix ya reposa cerca de los memoriales que recuerdan a las víctimas españolas en los campos nazis y a los españoles, también considerados como héroes por Francia, combatientes de la Resistencia francesa que lucharon contra los ocupantes nazis.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en la ceremonia de homenaje al fotógrafo catalán Francisco Boix en el cementerio Père Lachaise de París.
La Alcaldesa de París en el homenaje a Francisco Boix
Mientras el Presidente del Gobierno de España que estaba en París no consideró importante rendir homenaje a un español considerado héroe por los franceses, por los europeos y cuyo testimonio sirvió para sentar las bases de un nuevo orden internacional.

España en todos los aspectos históricos es una anomalía en Europa. Existe un mandato del Congreso de los Diputados que obliga al gobierno de España a honrar a las víctimas del nazismo y a los españoles que sufrieron y murieron en los campos nazis.

Francisco Boix a su llegada a Mauthausen

Es lo habitual que en cualquier país de Europa haya placas, memoriales y monumentos que recuerdan a todos aquellos que lucharon contra el fascismo y el nazismo.

¿Por qué no en España?

¿Por que será que el gobierno de España no honra a los luchadores contra el nazismo y del fascismo?

Documental. Francisco Boix, un fotógrafo en el  infierno.





miércoles, 26 de abril de 2017

Madrid homenajeará a los españoles victimas del nazismo

Hoy el pleno del Ayuntamiento de Madrid con la unanimidad de todos los grupos políticos ha aprobado una iniciativa para recordar a los españoles que fueron víctimas de los campos nazis.

Hubo españoles en la práctica totalidad de los campos nazis. Se estima que de los 10000 españoles únicamente sobrevivieron 8000, siendo Mauthausen (Austria) el campo que albergó el mayor contingente de nuestros compatriotas.

Una pancarta en español da la bienvenida a las tropas norteamericanas al campo nazi de Mauthausen (Austria)
El Ayuntamiento de Madrid, no solo se ha comprometido a estar presente en las ceremonias de recuerdo sino a poner una placa en el campo de Mauthausen en recuerdo los españoles y madrileños asesinados por los nazis, y a inaugurar un monolito que recuerde a todas las victimas en un lugar céntrico de la capital de España.

Memorial de los republicanos españoles en el campo nazi de Mauthausen (Austria)

Es una noticia alegre, pero lamentablemente llega tarde para muchos. Hay que verla como una homologación de la ciudad de Madrid con todas las capitales europeas que recuerdan a sus vecinos victimas del nazismo.  Simplemente es cumplir un deber moral y ponerse a la altura del resto de países.

Ojalá el consenso y acuerdo unánime de todos los grupos políticos fuera lo habitual en temas de memoria que no admiten discusión.

Hoy los políticos han cumplido con su obligación para con las victimas y sus familiares y amigos.


Se reproduce a continuación el texto de la proposición que ha sido aprobada de forma unánime por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid.

Este año se cumplen 72 años de la liberación de los campos nazis. Poco a poco, las voces de las víctimas se están apagando. Esta realidad debe comportar una renovación responsable y comprometida de su mensaje, expresada en los juramentos hechos en los diversos campos después de la liberación, bajo el lema del Nunca Más. En estos momentos, debemos recordar que fueron aproximadamente 10.000 las personas de nuestro país deportadas a dichos campos, además de los que participaron en la Resistencia francesa, muchos de los cuales fueron encarcelados y asesinados. Pero también es indispensable recordar que más allá de las víctimas directas, sus familias y su entorno también sufrieron las consecuencias y que todas ellas fueron personas vinculadas a la historia del país, con trayectorias personales, políticas y sindicales diversas. Las secuelas del exilio, la persecución y la deportación no sólo afectaron a toda una generación, por el vacío cultural, político y sindical que dejó, sino que significaron una pérdida irremediable para las generaciones posteriores. Las víctimas de los campos nazis no lo fueron por azar, sino como resultado de su posición en defensa de la República, derrotada por las armas fascistas, y que los abocó al exilio. Fueron enemigos de Franco y enemigos de Hitler y por esta condición acabaron siendo deportados a los campos del Reich. Su deportación no hubiera sido posible sin el abandono del régimen colaboracionista de Vichy y sin la aquiescencia, por parte de la Dictadura franquista, para que estos prisioneros de guerra fueran puestos en manos de la Gestapo y calificados como apátridas. Además, la culpabilidad de la Dictadura franquista se extendió a lo largo de 40 años, al mantener la estigmatización de los vencidos en la guerra y sus familias, al negar los derechos morales y materiales a los antiguos deportados y a sus familias y al impedirles constituir una asociación para su amparo, en contraste con lo que sucedía en la mayoría de los países de Europa. Actualmente, quedan pendientes deberes con la historia y la memoria, dado que existe todavía un desconocimiento del alcance de la deportación republicana, incluso ignorada por los mismos familiares, y una falta de integración de su trayectoria con la historia de España y Europa, como resistentes a la ocupación nazi en Francia y también como luchadores antifranquistas. De la misma manera que hicieron los deportados y deportadas supervivientes a muchos campos, con el juramento del Nunca Más, que incorporaba el anhelo de libertad, igualdad y justicia social, corresponde, hoy, honrarlos y recordarlos con la renovación de su compromiso.
Está perfectamente documentado el número y la identidad de las personas nacidas en Madrid deportadas en todos los campos de concentración nazis: 442.

Por todo ello, el Pleno del Ayuntamiento

ACUERDA:

 1º.- Expresar el reconocimiento y homenaje de la Corporación a las víctimas del nazismo que sufrieron el horror de los campos de concentración y, en particular, a los madrileños y madrileñas. Reconocimiento y homenaje extensible a sus familiares.
2º.- Impulsar cuantas acciones y actos se consideren oportunos para promover la memoria de estas víctimas.

En concreto:
2.1.- La colocación de un monolito o escultura en memoria y reconocimiento a los hombres y mujeres de Madrid deportados a los campos de concentración nazis entre 1940-1945.

2.2.- La presencia institucional del Ayuntamiento en los actos internacionales de conmemoración que se celebran en el campo de Mauthausen con ocasión del aniversario de su liberación, colocando una placa que deje constancia del reconocimiento de la ciudad de Madrid.