"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



sábado, 27 de agosto de 2016

Experimenter. La historia del experimento de Stanley Milgram

Se acaba de estrenar en cines la película: Experimenter. Se basa en el conocido experimento de Stanley Milgram para estudiar la obediencia a la autoridad.

Milgram, Profesor de Psicología de la Universidad de Yale estudio el comportamiento de varias personas ante las órdenes recibidas por una autoridad.

El experimento consistía en aplicar unas falsas corrientes eléctricas a una persona cada vez que fallaba las respuestas a una serie de palabras. El verdadero objeto de investigación no era la persona que teóricamente recibía las descargas sino la persona que las aplicaba. Ambos estaban separados por una puerta y una pared y los cables que salían del aparato no llegaban a ninguna parte.


Las descargas eléctricas eran de intensidad creciente según fallaba más el teórico alumno, las descargas finales eran de una intensidad teóricamente letal. El "alumno" le decía al "profesor": Basta ya, no lo puedo aguantar, pare...........y al final incluso no hablaba, parecía que hubiera muerto.

Cuando el "profesor" se dirigía a los investigadores diciendo que podía ser peligroso, éstos le respondían de la siguiente forma: el experimento debe continuar.... nosotros asumimos las responsabilidades.

El aspecto más preocupante es que el 65% de todas las personas que actuaron como profesores aplicaron al "alumno" cargas eléctricas letales y tan siquiera se levantaron de la silla para ver el estado del "alumno".


Milgram estableció así que todos podríamos llegar ser de alguna forma perpetradores de cualquier tipo de crimen, siempre que otro asuma de alguna forma las responsabilidades: "yo hice lo que me dijeron, yo no sabía".


Este experimento hay que encuadrarle en un momento histórico concreto. Se llevó a cabo en 1963. Hay que recordar que en 1961 se había juzgado a Adolf Eichman por los crimenes del Holocausto. Eichman se aferró durante todo el juicio a la obediencia debida, a que sólo cumplía órdenes y a que no sabía nada.

Milgram se preguntaba: ¿cómo personas normales pueden llegar a cometer estos actos? y ¿como pueden vivir tranquilas?



Milgram define lo que se denominó desde entonces como "personalidad agéntica". El estado agéntico es la  condición que liga a una persona con un sistema de autoridad mayor a la que obedece sin tener en cuenta sus propios valores. Actúas como te dicen aunque pienses que es malo, porque otro te lo dice y ya desde ese momento tú no eres responsable.

Yo no hice nada dijeron muchos:


  • Yo sólo hice una ley.
  • Yo sólo escribí un papel diciendo que tales personas debían ser concentradas en una plaza.
  • Yo sólo metí a esas personas en un camión y las llevé a un tren.
  • Yo sólo conduje el tren.
  • Yo sólo metí a esas personas en una habitación.
  • Yo sólo eché unos gránulos blancos a través de una chimenea. Nadie me dijo que había personas debajo.
  • Yo no hice nada.
  • Yo no maté a nadie.
  • Yo solo cumplí órdenes.
La consecuencia es clara ¿podemos negarnos a hacer algo injusto? Tal vez merezca la pena desobecer algunas órdenes sí estas atentan contra nuestro sistema de valores y provocan el sufrimiento de otros. ¿Por que no decimos, simplemente? NO.

Esta película se une a otras en las que se ha intentado explicar el comportamiento humano y como nos podemos llegar a comportar en situaciones concretas. 

La Ola, se basaba en un experimento real llevado a cabo con alumnos de Educación Secundaria en California. Como alumnos normales adoptan una serie de roles, mecanismos y rituales que llevan a excluir a otros.



El experimento, otra película, se basa en el clásico experimento llevado a cabo por el Profesor Philip Zimbardo, en Stanford. Se denomina: el experimento de la cárcel de Stanford. Zimbardo crea en 1971 los sótanos de la facultad de Psicología una especie de cárcel y distribuye entre unos alumnos los roles de preso y de carcelero. Al cabo de pocas horas todos han asumido su papel y los carceleros actúan brutalmente contra los presos, humillandoles y procurándoles todo tipo de vejaciones. Algunas de ellas en todo similares a las que sufrieron los prisioneros en las cárceles estadounidenses de Guantanamo y Abu Grahib. ¿Cómo puede ser posible que las imagenes sean tan similares con 30 años de diferencia? ¿Acaso cuando llega la hora de humillar a otro, el cerebro humano usa instintivamente los mismos recursos?



Hace pocos años, se rodó en Francia un documental que recreaba el experimento Milgram, pero con una gran diferencia, se trataba de un reality show. En este caso era el público, quien ajeno a las consecuencias animaba al "profesor" a seguir dando descargas eléctricas al "alumno". En este caso se une tanto la obediencia a la autoridad, la presión del grupo y la influencia de la televisión. Es escalofriante y nos avisa que todo puede volver a pasar. Todo depende de que haya un mensaje claro, alguien que decida por tí y que te dé ordenes y que las ejecutes sin pensar en las consecuencias. 


domingo, 7 de agosto de 2016

Un médico alemán victima de la Operación T4.

Visitar los museos siempre es algo gratificante sobre todo sí las exposiciones tienen un gran rigor histórico. El Imperial War Museum en Londres es uno de esos ejemplos.

La exposición estable dedicada al Holocausto, es verdaderamente excelente.

Comienza con videos de testimonios de la vida de los judíos en Europa antes de la catástrofe: una vida normal, familiar......niños que nacían, personas mayores que fallecían y entre medio la vida.

En toda la exposición tienen un gran protagonismo las historias personales. Es la única forma de poner rostro humano a la Historia. La Historia no son los reyes, las batallas y los tapices, la Historia con mayúsculas son las personas normales.

Dentro del ala dedicada al Holocausto, hay una magnifica sección sobre la Higiene Racial, y la esterilización primero y posteriormente la eliminación de las personas con discapacidades (la conocida como Operación T4).

Y allí encontramos la historia de un médico víctima de la Operación T4. El Dr. Ernst Gassen era un médico de cabecera que vivía y trabajaba en Merseburg, cerca de Leipzig. Estaba casado y tenía dos hijas.

Sus comentarios criticando la política nazi, provocaron que fuera expulsado de la profesión médica. Poco a poco cayó en una grave depresión siendo ingresado en diferentes hospitales. Su esposa recibía cartas informandola que su marido había sido trasladado en una a otra institución psiquiátrica.

Finalmente recibió otra carta en la que se le decía que su marido, Ernst Gassen, habia fallecido de muerte natural. La realidad era bien distinta: fue trasladado en 1941 a alguno de los centros de la operación T4 (probablemente Hartheim o Hadamar), dónde se asesinaba sistemáticamente a las personas con enfermedades psiquiátricas y defectos físicos. El método de asesinado era la asfixia mediante monóxido de carbono en cámaras de gas especialmente diseñadas. Posteriormente se quemaban los cadáveres. Todo un anticipio del exterminio de los judíos llevado a cabo en los campos de la muerte con los mismos sistemas y la experiencia alcanzada por los médicos en la Operación T4.

El Dr. Ernst Gassen con su esposa e hijas

Fue una victima más del deseo nazi de deshacerse de todo lo que era para ellos nocivo, podía suponer una contaminación de la raza y además suponer un gasto económico.

 En ocasiones me han preguntando cuál fue la implicación real de los médicos alemanes con el nazismo. Sabemos que aproximadamente el 45% de todos los médicos se afilió al Partido Nazi. Eso nos deja otro 55% que no lo hizo, pero ¿éstos se opusieron al régimen?: claramente no. Como otros colectivos y como la mayoría de ciudadanos de a pie, miraron hacia otro lado.

Para muchas profesiones como la Medicina y la Abogacía, la desaparición de abogados o médicos no afectos, caso de los judíos o de opositores politicos, supuso una clara mejora de su carrera profesional. Había así más trabajo, mas posibilidades de ascenso en la universidad. Imaginemos que en pocos años han desaparecido el 70% de los médicos de Berlín (que eran judíos), ¿que pensarían los no judios?

La resistencia de los médicos a las politicas nacionalsocialistas fue algo verdaderamente anecdótico y simbólico. Sirva el ejemplo del Dr. Ernst Gassen, como alguien que se resistió y lo pago con su vida.

Hoy una Stolpersteine (las piedras que hacer tropezar y recordar) le rinde tributo.



Ceremonia de colocación de la Stolpersteine dedicada al Dr. Ernst Emil Gassen

martes, 2 de agosto de 2016

La Rissiera de San Sabba. Un campo nazi de concentración y exterminio en Italia.

El universo de los campos de concentración nazi era totalmente diverso. Había campos de prisioneros de guerra (los denominados Stalag), campos de concentración, campos de trabajo, campos de tránsito y campos de exterminio.

La Italia fascista era aliada de Hitler y de Franco. Tras el desembarco de las tropas aliadas en Italia, los italianos vieron que las tornas estaban cambiando por lo que se firma un armisticio con los aliados el 3 de septiembre de 1943. Mussolini es hecho prisionero y llevado a la fortaleza de San Sasso.

Pero tanto la Italia fascista como la Alemania nazi  todavía conservaban el control del Norte y Este de Italia. El territorio italiano es distribuido y se ponen en marcha una serie de acciones de exterminio contra judios y partisanos.

Himmler encarga a Odilo Globocnick, natural precisamente de Trieste, y que se había distinguido en la así llamada Operación Reinhardt (el exterminio de un millón de judios en los campos de Belzec, Sobibor y Treblinka) que proceda a una limpieza étnica del Adriático.


Pero Odilo Globocnik a su  vez llama para iniciar este exterminio a los verdaderos especialistas en matar personas, que no eran otros que el personal que se había distinguido en el asesinato de las personas discapacitadas alemanas y austríacas: la infame Operacion T4. Se desplazan a Italia; Christian Wirth o Franz Strangl. que se habian distinguido en Treblinka así como en el castillo de Hartheim.

La "limpieza" se inicia con redadas de judíos y de partisanos, así como con la matanza de pacientes tanto en hospitales y manicomios tanto judíos como no judíos. Siempre el mismo mecanismo: deshacerse a toda costa de aquellos considerados como "inferiores"

En Trieste en una antigua fábrica de arroz de habilita un campo de concentración y exterminio: la Rissiera de San Sabba. Allí se establece la única cámara de gas y el único crematorio ubicado en Italia. El método utilizado de asesinato era el ya usado en Chelmno, que no eran otra cosa que la utilización de motores de combustión que producían emanaciones de Monóxido de Carbono, y que mediante tuberías se llevaban a la cámara. Los cadaveres posteriormente fueron quemados.


Hoy en día la Rissiera de San Sabba, en las afueras de Trieste, es un monumento nacional que recuerda el  horror y la colaboración de los fascistas italianos con los nazis.










Piedras que hacen recordar en Venecia

A veces la vida da sorpresas. Un día de verano cualquiera, estás de vacaciones en Venecia y has reservado un alojamiento.

Venecia, llena de gente llegada de todos los lugares del mundo, cruceros cargados de turistas, ajetreo, prisa, maletas, fotografías a los edificios, selfies.



Pero de repente alguien te dice: mira al suelo, en la puerta del hotel hay unas placas doradas, y tú sabes que son unas Stolpersteine, que son las piedras que te hacen tropezar, recordar y pensar.


Venecia acoge 15 Stolpersteine, pertenecientes a tres familias judías: los Segré, los Vivante y los Mariani.



Las Stolpersteine, son una iniciativa del escultor alemán Günter Demnig, que trata de recordar a las victimas del nazismo, colocando una placa dorada en el lugar dónde esas personas vivían o trabajaban.

Estas acciones de recuerdo se realizan por iniciativa de entidades cívicas o  de las propias familias. Es el mismo escultor quién elabora a mano y una a una las placas, y es  el mismo Demnig quién se desplaza a instalar las placas tras una sencilla ceremonia de recuerdo. Ya hay 50000 Stolpersteine colocadas en toda Europa.

En otras ocasiones nos hemos referido en este blog a las Stolpersteine, así como a las primeras de ellas que se instalaron en España.

Si en torno a 10000 españoles fueron victimas del nazismo, ¿a que estamos esperando para homenajear y recordar estas victimas poniendo otras tantas Stolpersteine? Seria una forma de homologar el pasado trágico y reciente de España con el de otros países europeos.

Toda una experiencia poder pasar una noche en el lugar dónde vivía una familia como la nuestra, con sus deseos, con sus ilusiones, que un día fueron arrrestados por lo que eran, no por lo que hacian o tenían, que fueron llevados en un tren de ganado a un lugar desconocido llamado Auschwitz, y dónde fueron asesinados.