"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



lunes, 21 de abril de 2014

Elsbeth Kasser, enfermera en el campo de Gurs (Francia)

El campo de Gurs acogió tras la finalización de la Guerra Civil Española tanto a los españoles que iban camino del exilio como a aquellos que habian luchado por la Republica Española encuadrados en las Brigadas Internacionales.


Sólo está a 34 km de la frontera española. No hay que hacer miles de kilometros para enfrentarnos a nuestra propia y desconocida historia.

Nuevamente las memorias se vuelven a cruzar y en aquel campo como en otros del Sur de Francia coinciden españoles, ex-combatientes de las Brigadas Internacionales, judíos y gitanos. Son los "indeseables" en la opinión de algunos politicos franceses de la época. Gurs llegó a tener más de 22000 personas confinadas.



Elsbeth Kasser y Friedel Bohny Reiter en el campo de Rivesaltes con niños españoles (Fuente USHMM)

Como  caso único en la Historia del Holocausto un convoy de judíos alemanes de la región de Baden, fue deportado al Oeste, llegando a Gurs. Posteriormente muchos de ellos fueron obligados a realizar el camino inverso hacia los campos de la muerte de Polonia (Treblinka, Auschwitz...) pasando por el campo de tránsito de Drancy, en la cercanias de París.

En Gurs, campo cercano a Oloron Sante Marie, llegó a haber soldados vascos, aviadores del Ejército Republicano, brigadistas, pacifistas, homosexuales....perseguidos.

Muchas organizaciones como los cuáqueros y el Servicio de Socorro Suizo, siguió ayudando a los que huían de las persecuciones tanto de España como del centro de Europa. Una de las personas pertenecientes a estas organizaciones fue Elsbeth Kasser, una enfermera conocida como el Angel de Gurs.

Elsbeth Kasser
En una pequeña cabaña habilitada como enfermería, Elsbeth Kasser ayudó a todos los que estaban en aquel lugar vergonzoso, no creado por los nazis, sino por los franceses que querían aislar a los conocidos como "indeseables". Muchas personas fallecieron a causa del hambre, del hacinamiento y de las enfermedades infecciosas.


Los años, la desidia y las ganas de ocultar la Historia han hecho el resto. Al finalizar la guerra se plantaron miles de árboles para ocultar el campo y el pasado vergonzoso de la colaboración entre Francia y el III Reich.

Hoy Gurs es un lugar de memoria, hay varios monumentos, un cementerio que acoge a todos, otro monumento levantado con un esqueje del árbol de Guernica que recuerda a los vascos allí fallecidos.



Y la pequeña cabaña dónde Elsbeth Kasser, enfermera, hacía lo posible por consolar y curar a todos con escasos medios tiene un mensaje escrito en varios idiomas:



"ES MEJOR ENCENDER UNA LUZ QUE QUEJARSE DE LA OSCURIDAD"

Nuestra memoria a escasos kilómetros de Jaca (Huesca).


No hay comentarios:

Publicar un comentario