"60.000 Marcos es lo que nos cuesta este discapacitado a lo largo de su vida. Este dinero es tambien vuestro”.



Este blog quiere ser un medio de información y sensibilización para todos los profesionales de la salud y cualquier persona interesada en los desmanes realizados por médicos y otros profesionales durante la era nazi.



domingo, 16 de noviembre de 2014

España, Auschwitz y el Holocausto

Hoy el periódico EL PAIS, publica una noticia acerca de la creación de un fondo especial para el mantenimiento del campo de Auschwitz haciendo así posible que no desaparezca.

El campo de Auschwitz fue establecido en una zona de Polonia ocupada por los nazis. Allí murieron más de 1 millón de personas: hambre, frío, castigos trabajos forzados, cámaras de gas, experimentos médicos. Es el mayor cementerio del mundo.

La entrada al campo de Auschwitz es gratuita, únicamente se cobra el servicio de guías. Son miles los españoles que acuden cada año a visitarlo.

La visita a Auschwitz debería ser una visita obligatoria para todas las personas. Es muy dificil escribir sobre aquel lugar: hay que verlo. Ver como unos (los perpetradores) clasificaban a las personas en útiles, no utiles, gitanos, homosexuales, judios, prisioneros políticos. Eran los médicos quienes hacían esa clasificación.

Hay que ver los miles de zapatos y de maletas, intentando centrarse únicamente en uno de ellos para intentar recordar la vida de esa persona.

Hay que ver las celdas de tortura, el paredón del bloque 11, las exposiciones.

Hay que ver....hay que pensar......

España, según la misma noticia no va a aportar nada al fondo de mantenimiento de Auschwitz.

España no puede permanecer ajena a un hecho que impregna y constituye la memoria común europea.
España, si quiere ser un país respetado internacionalmente ha de homologarse al resto de países y tener un discurso común con el resto de naciones en lo relacionado con la Historia europea y a las lecciones que se puede extraer.
España ha de recordar e incorporar a su discurso de Estado, que hubo españoles en casi todos los campos nazis. Mauthausen es llamado el campo de los españoles (más de 7000, de los que sobrevivieron unicamente 2000).
España ha de estar presente y con una delegación del más alto nivel, suponiendo que quiera ser considerada como una nación europea, en todas las ceremonias de Estado que se celebran en los campos nazis. En estas ceremonias ha de implicarse el Gobierno español, junto con los sobrevivientes y las asociaciones de exdeportados españoles.

En Auschwitz murieron 28 españoles.

Aunque sólo sea por Joaquin Corteillo, nacido en Valencia, muerto en Auschwitz y que figura erróneamente en la exposición como polaco, España ha de recordar a sus hijos y a los hijos de los otras víctimas que murieron en todos los campos nazis.


Mientras tanto no podremos considerarnos como europeos. Auschwitz está a 3 horas escasas de avión de España. Los españoles no podemos declararnos ajenos a uno de los hechos claves en la constitución de la memoria común europea.

La exigencia de que AUSCHWITZ no se repita es la primera de todas en la educación (Adorno 1966)

Auschwitz

Esos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud...
Que hablen más bajo...
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno
que esos tres poetas juntos.
Ya sé que Dante toca muy bien el violín...
¡Oh, el gran virtuoso!...
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres...
Y solo.
¡Solo!
Aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante... tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, "gran cicerone")
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue un aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa... otra cosa...
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
Tú... no tienes imaginación,
acuérdate que en tu "Infierno"
no hay un niño siquiera...
Y ese que ves ahí...
Está solo
¡Solo! Sin cicerone...
Esperando que se abran las puertas del infierno
que tú ¡pobre florentino!
No pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa... ¿cómo te diré?
¡Mira! Este lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos
los violines del mundo.
¿Me habéis entendido, poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud...
¡Hablad más bajo!
¡Tocad más bajo!...¡Chist!...
¡¡Callaos!!
Yo también soy un gran violinista...
Y he tocado en el infierno muchas veces...
Pero ahora aquí...
Rompo mi violín... y me callo.



Leon Felipe. Poeta español. Exiliado en Mexico (1884-1968)





No hay comentarios:

Publicar un comentario